30 septiembre 2020

400 mil euros en la Orquesta de Chicago y el pueblo canario pasando hambre

Cuando la cultura
se encuentra en manos de la oligarquía cipaya es normal que se gasten casi
medio millón de euros en una orquesta famosa, para amenizar los conciertos de
un festival de música elitista y decadente, programado para el lucimiento sobre
la alfombra roja de las damas del abrigo de visón con 35 grados de calor y sus
encorvados maridos empresarios, constructores donantes de sobres o politiquillos
de la casta de la vergüenza, la misma que está hundiendo al pueblo canario en
la miseria y el hambre.
A estos zánganos
nos les da vergüenza que en estas islas desafortunadas se batan todos los
récords de lo peor de la especie humana: desempleo masivo, fracaso escolar, carencia
de alimentos, familias sin ningún tipo de ingresos, más de 30 suicidios mensuales
por razones económicas, malnutrición infantil, desahucios, corrupción político-empresarial…
Todo da igual, no importa nada, el
caso es seguir mangoneando desde la elite, pisando la cabeza a cientos de miles
de personas que sufren penurias para llegar a fin de mes, que no saben qué
hacer ante el hambre de sus chiquillos/as, madres que evitan acogerse a las ayudas para
que no les quiten a sus hijos/as en los servicios sociales.
Este verdadero drama
humanitario no parece sensibilizar al mal llamado Gobierno de Canarias, a sus
oscuros próceres del huevo podrido de Coalición Canaria-PSOE. Todo lo contrario, que el
pueblo esté sufriendo los motiva, los crece y los hace cometer este nuevo y vergonzoso escarnio,
un atentado contra los derechos humanos, que supone traer a las islas
nada más y nada menos que a la Orquesta de Chicago, pagada a todo lujo con 400.000 euros
de dinero público, aparte de billetes de avión en primera clase, alojamiento,
comida y juergas varias para una buena jarca de músicos/as del lujo más esnobista.
Resulta
melodramático, muy triste, que se gasten ese dineral de fondos de nuestros
impuestos para disfrute de los cuatro ricachones de siempre, los que presumen
de cultura musical, cuando en realidad son unos batatas ignorantes, que lo más
parecido a la música de Mozart que han escuchado es la decadente música de
verbena de los 70. El caso es figurar, mostrar los dientes a lo Pantoja, sonreír
aunque no haya motivo entre flases y glamur, rodeados de políticos lameculos
buscando prebendas a cambio de recalificaciones, adjudicaciones millonarias y
otros asuntillos innombrables de la colonia.
Lo que se podría
hacer con 400.000 euros para nuestra gente, cuantos comedores populares,
programas sociales, de promoción del empleo, de cultura de base para llevar la
música clásica a los barrios empobrecidos, la opera, el teatro, la danza, la
literatura popular, y otras artes vetadas para la mayoría del pueblo trabajador.
No les interesa a
estos vividores la cultura canaria, nuestro folklore ancestral, la inmensa
riqueza de nuestra etnografía, la literatura, la música y el teatro creado sin
medios por gente de aquí, olvidados por esta marabunta del elitismo colonial,
al servicio de los señores del hormigón y el tan habitual ¿Cómo va lo mío?.
Es lamentable que
en unos momentos de tanta tristeza y dolor, con familias enteras pasando
hambre, con desmayos infantiles en los colegios canarios por hambre, con gente
desesperada que se tira de los puentes, resulta asqueroso que estos
sinvergüenzas se gasten este dineral en más cultura elitista para unos pocos,
en la misma línea que sus amigos del PP en Las Palmas de Gran Canaria, donde
llevan a cabo estos días el “Temudasfest”, un tinglado millonario de teatro y
danza a lo grande, donde se malgasta dinero público en unos gravísimos momentos
de emergencia social.
Esta es la podrida
sensibilidad de la casta política canaria, palanganera y testaferra del pelotazo, que no se
cansa de haber mamado durante tantos años de bonanza al amparo del amiguismo
más caciquil, chupando el culo de una alta burguesía isleña del cemento, con las
manos manchadas de sangre en 40 años de dictadura franquista, escenificando con
esta nueva malversación de dignidades y miserias la danza del cisne más siniestra,
el vale todo con tal de seguir manteniendo un estatus que roza el surrealismo
más negro y suburbial, sustentado en la más absoluta de las maldades.

«Te digo que no vale meter el sueño azul bajo las sabanas,
pasar de largo, no saber nada, hacer la vista gorda a lo que pasa, meter la sed de estrellas
bajo llave»
 
Agustín Millares Sall
Síguenos y comparte:
error12
Tweet 20
fb-share-icon20