26 septiembre 2020

8 de marzo de lucha contra el «Maidán» antiabortista y el mal gobierno machista y sinvergüenza

Las mujeres para el siniestro “Maidán” español y su rancio
gobierno, son meros objetos, si no llevan peineta y comulgan en la Iglesia de la bendita
Virgen de los Sobres.

En este 8 de marzo combativo, insurgente,
revolucionario, rebelde, nos encontramos con las mayores agresiones a los
derechos femeninos de la historia, de los tristes años de este montaje infecto
de “democracia” a la española, donde solo viven bien los donantes, la
oligarquía y otras bofias del crimen organizado.

La Reforma de la Ley del Aborto del siniestro cura
frustrado, Gallardón, supone un atentado a la dignidad de millones de mujeres,
que sufren la cuádruple marginación de unas políticas ideadas para saquear los
derechos del pueblo, para enriquecer a una corrupta banda que cohabita en
bancos, multinacionales y otros estercoleros del régimen del saqueo, del
hambre, de la miseria, de los suicidios masivos y de la desnutrición infantil.

Se hace necesario que salgamos a las calles en el
Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, que juntas/os, codo a codo, mujeres
y hombres, nos lancemos a una lucha sin cuartel contra la delincuencia y el
terrorismo gubernamental, contra la caterva de guante blanco, la que nos lleva
a un brutal abismo sin retorno, donde el sexo femenino lleva el peso de
economizar hasta el último recurso familiar, consolar a las/os chiquillas/os
que sufren el hambre, la falta de recursos, de juguetes, de comida, de una
educación pública recortada, convertida en la perfecta fabrica de esclavas/os.

Un 8 de marzo de lucha, de movilización, de combate,
de corazones ardiendo y resistencia popular, de proclamas contra un gobierno
machista, ultra conservador, retroalimentado por el latrocinio sin escrúpulos, en manos de sátrapas que solo
piensan en ganar millones, pisoteando los derechos de una ciudadanía mancillada, donde morir de hambre será la tónica general en pocos meses. 


El desolador panorama en el que las mujeres siguen, seguirán, llevando como siempre el peso
de la resistencia familiar. Abuelas que con su humilde pensión dan de comer a
una prole de nietas/os, hijas/os, nueras, yernos sin empleo y chiquillas/os
desesperadas/os, sin nada, sin esperanza, la sal más pura, guerrillera de la tierra, de un género heroico
que sigue sembrando semillas de claridad.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/


Milena Olesińska
Síguenos y comparte:
error10
Tweet 20
fb-share-icon20