30 septiembre 2020

Carta a Silvio Rodríguez desde la emergencia social de Canarias

Querido compañero Silvio Rodríguez, yo soy uno de
esos canarios que no podremos ir a tu concierto en Las Palmas, ya sabes que por
aquí la cultura no es gratuita como en Cuba, que tus conciertos no se
desarrollan en cualquier barrio obrero con entrada libre, en la plaza pública,
en el local donde se reúnen los niños o los ancianos para desarrollar
actividades socioculturales.

Estuve en todos tus conciertos cuando venías en los 80 a la grada
curva del viejo Estadio Insular, la última vez en el inadecuado recinto de
Telde a finales de 2000, donde te quejaste de la sonoridad, momentos
inolvidables, cargados de emoción y compromiso, como siempre salimos con el
corazón repleto de alas de colibrí y sueños rebeldes.

Silvio, admiro mucho tu obra, tu compromiso con la
revolución cubana, tu poesía, tu música que ha marcado mi vida desde muy joven,
desde aquella noche lejana, trémula, con olor a flores de abril, cuando con 17
años alguien en el viejo radio casete a pilas me puso la “Fábula de los tres
hermanos”. En ese momento escuché un ritmo que me revolucionó el alma, algo que
me llegaba muy adentro, una especie de sonido que removió las entrañas de mi
conciencia.

En esta tierra canaria, hermana de tu heroico
pueblo, en pleno 2016, uno de cada tres niños sufre malnutrición, según datos
de UNICEF y Save the Children. Es la zona del estado español con mayor número
de desahucios de personas humildes de sus viviendas por la mafia usurera de la
banca, por un estado que ejecuta un genocidio social sin precedentes en nuestra
historia. En estas islas el desempleo bate récords, el fracaso escolar es
superior a cualquier rincón de España, la corrupción política avergüenza a
nuestra gente, con cientos de casos en toda la geografía insular. Familias
enteras sobreviven sin ningún tipo de ingresos, recurriendo a bancos de
alimentos, a parroquias, a mendigar comida para que sus niños no se mueran de
hambre.

Aquí en esta tierra que estoy seguro que amas mucho,
vas cantar tus comprometidas canciones querido Silvio, los 46 euros de la
entrada más barata en el Gran Canaria Arena, son inalcanzables para la economía
de gran parte de nuestra gente, yo mismo por mi situación económica, que sin
ser extrema, tengo establecidas otras prioridades de supervivencia, quedándome por primera vez sin poder
verte, aunque no me duele, tengo la oportunidad de escucharte cada día en mis
viejos discos de vinilo, en cualquier rincón de Internet, donde tus canciones
siguen oliendo a la fragancia rebelde de la Sierra Maestra.

Solo quiero que sepas algo que seguro no te han contado
quienes te han contratado, los políticos “progres” que se sacarán fotos contigo
ante los fotógrafos de los cortesanos medios de comunicación del régimen
español: Canarias está en situación de emergencia social, con más de medio
millón de personas que sufren exclusión y empobrecimiento extremo.

Recuérdalo camarada, acuérdate de estas letras de un
humilde bloguero y escritor cuando entones el “Ojalá” la noche del 21 de abril, cuando renombres a nuestra
gran Violeta Parra, ese “Oleo de mujer con sombrero”, “La Maza”, “Playa Girón”,
“Sueño con serpientes”, “El dulce abismo”…, cuando escuches el inmenso coro de
ese público que te adora, que aquí en este trocito de planeta, en esta “moderna”,
“europea”, “española”, “cosmopolita”, “turística” tierra canaria se está
pasando miseria, que muchas personas a las que le gustan tus canciones se
quedaran sin poder verte y escucharte.

Desearte todavía  más éxitos de los que ya has tenido con toda mi admiración a tu
lucha cultural por un mundo mejor. Sé que no tienes culpa de esos precios
abusivos y especulativos, que tienes que entrar por el aro del consumo de esta sociedad
capitalista que condena a la mayoría a vivir sin nada, a morir de hambre y sed,
víctimas de guerras genocidas, de invasiones imperialistas para destruir la
soberanía de los pueblos, quedarse con el petróleo, con los recursos naturales,
después de bombardear y asesinar a millones de personitas inocentes.

¡Salud Silvio Rodríguez! ¡Hasta la victoria siempre!
como dijo el Che legendario, estoy seguro que nunca te venderás. Desde esta
sencilla trinchera de letras indomables seguiremos luchando, también escuchando
en ciertos momentos mágicos los acordes de tu guitarra joven y guerrillera, que
hoy seguro tampoco durmió.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Síguenos y comparte:
error12
Tweet 20
fb-share-icon20