30 septiembre 2020

De acuarios, fosas comunes y violencia política

Ya
el PP en la anterior corporación municipal del Ayuntamiento de Las Palmas de
Gran Canaria mostró su siniestro rostro franquista, Cardona, el alcalde amigo
de constructores y feriantes de animales salvajes dejó bien claro cuales eran
sus “sensibilidades”, si es que en una mente ultra conservadora puede existir
esa bonita palabra.

El
alcalde del partido de la Gürtel cerró las puertas con todo tipo de excusas ridículas
y dilaciones a la exhumación de la fosa común del cementerio de Las Palmas,
cuestión que entendimos porque el franquismo sigue vivo en ese partido, lo
dirigen los herederos directos de la dictadura.

En
su vergonzosa gestión nada más tomar posesión pisó la cabeza de las miles de trabajadoras y trabajadores de esta
institución municipal, con todo tipo de de acciones de sus particulares perros de presa, con amenazas, recortes, reformas y otras mierdas, más tarde en su vergonzante
empeñó se sacó de la manga un acuario-cárcel de animales marinos para sus
colegas del zoológico tinerfeño Loro Parque, denunciado por distintas
organizaciones internacionales de conservación y protección de la fauna por
maltrato animal.

El
relevo de la ignominia en acuarios y fosas comunes lo ha recogido el nuevo
gobierno PSOE-Podemos-Nueva Canarias, “Ayuntamiento del cambio”, se definen con
pomposa falta de respeto.

¿De
qué cambio hablan?

¿El
de seguir avergonzando a las personas de bien que en todo el estado español exigen
la dignificación y recuperación de los restos de quienes fueron asesinados por
defender la democracia y la libertad?

¿El
de encerrar para siempre en piscinas y peceras cloradas a miles de animales
marinos?

Ambos,
el anterior gobierno municipal de la derecha neoliberal y el actual de la
supuesta “izquierda” edulcorada, rendida, arrodillada ante un sistema criminal,
ejercen la misma violencia política, la de negar a las familias la posibilidad
de recuperar los restos de sus muertos, de sus seres queridos, para enterrarlos
dignamente, la de encarcelar seres mágicos para enriquecimiento de mercaderes
de la explotación animal.

Los
dos, unos y otros, socialdemocracia palanganera y derecha cavernaria, “unidos”
en la miseria humana, joden vidas, dilatan en el tiempo la apertura de un
enterramiento del horror fascista, para que los viejos y viejas se mueran sin
hacer realidad el sueño de acariciar esos cientos de huesos amados, entregan a
especuladores suelo público a coste cero para montar su gigantesca pecera de la
vergüenza, se ríen de las víctimas del franquismo, benefician a quienes no
tienen escrúpulos para llenar sus cuentas corrientes con dinero manchado de
sufrimiento y codicia.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

Síguenos y comparte:
error12
Tweet 20
fb-share-icon20