1 octubre 2020

¿De qué se ríen cabrones?

Hay sonrisas que en ciertas bocas no son sonrisas
son atentados a la dignidad de las personas de bien, son vómitos de rabia de
mentes malignas, las que se alegran del mal ajeno, del dolor infinito de los
pueblos, de la masacre, de que familias enteras en España no tengan dinero
suficiente para llegar a fin de mes, de que en cuatro años más de 20.000
personas se hayan suicidado en el país de la Gürtel, la Púnica y las Tarjetas
Blacks por no poder más, por no aguantar tantos desahucios, despidos, presiones
mafiosas de la corrupta banca, del mafioso poder financiero.

Las risas de Rajoy y su amigo el periodista
cortesano, Herrera, en la COPE, definen a la podrida marca España, al abismo
inmenso al que nos han conducido desde los gobiernos del franquista régimen
borbónico, el sistema de la corrupción política generalizada, de la represión,
del hambre infantil, de la miseria, de las muertes masivas de personas
dependientes por robarles las ayudas para pagar vicios de ladrones.

Detrás de esas risas asquerosas había un niño
muerto, ahogado en el Mediterráneo tras las huída con su familia de la guerra
en Siria, una guerra financiada por este tipo de personajes que ríen, por su
partido, por el otro partido del régimen que pagó esa invasión, el presidente
Zapatero, sus ministras Carme Chacón y Trinidad Jiménez, que mancharon sus
manos de sangre inocente en Libia, que colaboraron con la estrategia siniestra
del ex presidente Aznar, el siniestro miembro del trío de Las Azores que montó
junto a sus fascistas amigos Bush y Blair, la invasión criminal de Irak, el
genocidio del pueblo iraquí, actualmente con casi medio millón de personas
asesinadas por la codicia de esta gentuza.

Se llamaba Aylan, murió ahogado junto a su madre
Rihan, su hermanito de cinco años Galip, todos huyendo de esa maldita guerra
que comenzó cuando mentes criminales de occidente decidieron intentar derrocar
el gobierno sirio, quedarse con su recursos naturales como ya hicieron antes en
Irak, Afganistán, Libia, masacrar a su pueblo, convertir un país en paz en un
infierno cuya única salida para sus habitantes es escapar como sea, evitar ser
capturados por ISIS, el ejército islámico organizado y financiado por los
Estados Unidos y la Unión Europea.

Cada refugiado, cada refugiada, de Siria o Libia,
saben que si se quedan y acaban en las manos de esta organización terrorista
montada por occidente, supondría el degollamiento instantáneo de los hombres,
la violación múltiple de la mujeres, el asesinato masivo.

¿De eso se ríen el ínclito Herrera, el patético
presidente Rajoy?

¿Se ríen del sufrimiento, de la muerte de personas
inocentes, víctimas de holocaustos financiados por occidente?

Ambos dan vergüenza, mucho asco, sus caras lo dicen
todo, ojos, miradas sin compasión, sonrisas sin escrúpulos, los dos son
conscientes de las personas que están muriendo en su España de toros y sangre, lo
saben todo y se ríen, les importa una mierda el hambre de millones de niños/as,
la gente que se quita la vida masivamente, las familias sin ingresos, las personas
sin trabajo, sin esperanza, la juventud que abandona su patria para poder
sobrevivir.

¿De eso se ríen, de la sangre inocente, de la vida
truncada de un niño, del drama de millones de seres humanos en todo el planeta?

La basura tiene esta vez nombre propio, nos inundan
de infortunio y tristeza, de hipocresía, de premeditados genocidios de lesa
humanidad.



http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Síguenos y comparte:
error12
Tweet 20
fb-share-icon20