23 septiembre 2020

El aborto de la democracia, rosarios en los ovarios de las mujeres libres

«Parece
que quieren que nazcan para poder matarlos. Les importa un nabo defender la
vida».



Xosé
Manuel Beiras, sobre la ley del aborto del PP.



El gobierno español ampara y protege a policías
torturadores reclamados por la justicia internacional, ridiculiza a las
familias del medio millón de personas asesinadas por el franquismo, negándoles
la recuperación de sus restos, bloqueando con sentencias judiciales de jueces
ultraderechistas la exhumación de fosas comunes, cunetas, pozos y otros lugares
donde la mafia fascista asesinó y enterró como perros/as a lo mejor de nuestro
pueblo, a quienes entregaron su vida en defensa de la libertad, la democracia y
los derechos de la clase trabajadora.



Ahora cuando han pasado tantos años del genocidio
falangista, los herederos de los criminales del fascio aprueban nuevas leyes,
cercenan derechos, condenan a millones de ciudadanos/as de todo el estado a
vivir en la miseria, promoviendo normas caducas, medievales, como la nauseabunda
Reforma de la Ley del Aborto, que condena a las mujeres a vivir
mediatizadas por una estructura jurídica al servicio de sotanas putrefactas, sectas religiosas cercanas al nazismo, de las que ciertos miembros de
este gobierno forman parte, dirigiendo sus estructuras jerárquicas, siempre al
servicio de la podredumbre millonaria, la banca, las grandes fortunas que les financian
sus vicios caros, las tropelías constantes contra la gente humilde.



Este cortijo privado al que llaman España es la
jungla perfecta para la caterva, la que segrega y persigue a quienes no
pertenecemos a “la familia”, a las bandas de enchaquetados
de coche oficial y sufridos tabiques nasales, que dejan a Don Vito Corleone como
un bebito de pañales, como un inocente angelito, en sus acciones cotidianas frente
a los derechos ciudadanos. Un modus operandi siniestro que nos lleva sin frenos
hacia la barbarie, robándonos todo, privatizando servicios públicos tan
esenciales como la sanidad y la educación, cargándose la esencia de la
democracia, la que de verdad protege a sus hijos/as, para entregarla a otros
más viles y siniestros, los que viven pisoteando cabezas, matando de hambre, desvalijando
derechos civiles universales, asesinando de hambre y desesperación a millones de seres
humanos.



Por toda la inmensa tristeza que son capaces de generar,
por tanto desaliento que inunda nuestras vidas cada vez que abren sus apestosas
bocas, pretendiendo someternos al padecimiento y la muerte cuando legislan con
sus manos metidas en la mierda, condenando a las mujeres libres a tener que
parir niños/as con deformidades, con discapacidades horrendas, para luego
abandonarlos a su suerte, retirando ayudas a la dependencia, privatizando, regalando
al perverso poder financiero, el mismo que financia sus elecciones, servicios
sanitarios, sociales, programas educativos para niños/as con necesidades
educativas especiales, tan elementales en cualquier sociedad moderna y
democrática.



Los rosarios de los cardenales, de los homofobos y reaccionarios
obispos, están ahora metidos en los ovarios de millones de mujeres del estado. El semen cerebral de los curas pajilleros inunda desde los tétricos confesionarios una realidad
de privilegios, de abusos de poder, al servicio de unos pocos sinvergüenzas y cleptómanos. Las damas de
peinetas cospedalianas preparan sus acciones de beneficencia, la compasión
ultra católica les remueve sus zonas más erógenas, excitadas ante tanta pobreza
moral, ante un pueblo desarmado, hambriento, desesperado, que como estalle de verdad, no habrá guillotinas suficientes
para cortar tantos podridos y aristocráticos cuellos.



La libertad de elección no se negocia se toma por la fuerza.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/




Síguenos y comparte:
error9
Tweet 20
fb-share-icon20