1 octubre 2020

¡El Corredera sigue vivo! Navega en la simiente pura y luchadora de los pueblos (*)

Hoy en día ni siquiera los partidos de lo que
algunos siguen llamando «izquierda» valoran la figura de Juan García “El
Corredera”, tampoco apoyan que se exhumen fosas comunes donde hay enterrados huesos de antifascistas
asesinados/as, se nutren de la apatía, del miedo generado por un régimen corrupto,
pisotean los derechos de las familias de las víctimas del franquismo con su
silencio cómplice, encubridor de un genocidio, que solo en Canarias, se llevó
por delante a más de cuatro mil personas.

Juan El Nuestro, inundó los montes y barrancos de
nuestra tierra de dignidad y coraje, su único delito: luchar contra el
fascismo. El mismo que ahora sustenta un gobierno degenerado que saquea el patrimonio
público, privatiza servicios esenciales como la sanidad o la educación
regalados a mafiosos que pagan en sobres, que financian elecciones de
candidatos delincuentes, recortando, destruyendo derechos universales, matando
de hambre a su propio pueblo, desahuciando familias de sus casas a palos y
patadas de los esbirros policiales, induciendo suicidios por razones
económicas, más de cinco mil en solo dos años, condenando a millones
de ciudadanos/as a sobrevivir sin ingresos,
mientras ellos y sus sicarios de la banca se llenan los bolsillos con tarjetas
negras, robos, tramas y pelotazos.

Solo el Partido Comunista del Pueblo Canario y sus
Colectivos de Jóvenes salen a la calle, recorren los lugares comunes de Juan,
aquellos donde vivió, amó y luchó hasta el final. Nadie más en Canarias
enarbola la bandera roja de la memoria, la verdad, la justicia y la reparación,
dejando tiradas a las familias, a quienes hemos sufrido de forma directa el
terror, el asesinato, la tortura y la muerte.

Alegan algunos miembros de la socialdemocracia
disfrazada de discurso progresista, con eslóganes rimbombantes y dinámicas
asamblearias altamente manipuladas, “que no es conveniente respaldar la lucha
por la memoria histórica porque quita votos”, en un gesto despreciable y
vergonzoso, que contribuye a colaborar abiertamente con el holocausto franquista
en esta tierra, seguir ocultando el crimen de estado premeditado, respaldado
por una oligarquía canaria corrupta, con las manos manchadas de sangre, cuyos sanguinarios
apellidos resuenan en los partidos políticos del régimen del saqueo.

Estos mismos mafiosos son los que asesinaron a Juan
García “El Corredera”, en Las Palmas de Gran Canaria, el 19 de octubre de 1.959 a
garrote vil. Ahora los hijos y nietos de estos criminales de lesa humanidad
ostentan cargos de importancia en los distintos estamentos de un estado español
destructor de derechos humanos elementales, en constructoras millonarias, en
empresas que donan millones a políticos ladrones a cambio de prebendas y
favores.

Siguen defendiendo sus siniestros intereses, basados
en seguir explotando y matando de hambre a la clase trabajadora canaria y
española, tal como ya hicieron en los años de la anterior dictadura, en esos
días tristes, cuando miles de personas se movilizaron en las calles de una
ciudad oscura, repleta de policías fascistas, para evitar una ejecución anunciada.

Juan y otros/as muchos/as nos han mostrado el camino
más revolucionario, miles de mujeres y hombres que dieron todo, que sin
recursos, sin dinero, sin armas resistieron y lucharon hasta el final por la
gente oprimida, empobrecida, destruida. En contra de una banda de energúmenos psicópatas,
que ahora disfrazados de “demócratas de toda la vida” siguen robando,
asesinando, masacrando el presente y el futuro de nuestro pueblo.

¡Honor y gloria a los/as caídos/as por la democracia y la
libertad!

(*) Artículo escrito para su lectura en el acto
homenaje a “El Corredera” el 24 de octubre de 2014 en la Plaza de San Gregorio
de Telde (Gran Canaria), organizado por el PCPC-CJC.



http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Síguenos y comparte:
error12
Tweet 20
fb-share-icon20