30 septiembre 2020

El imperio del robo

La fascista Merkel visitó Grecia con una Atenas blindada
con más de 7.000 policías. Esta oscura testaferra de la banca y precursora del
nuevo IV Reich no se corta, le importa un bledo que millones de griegos estén
sufriendo las consecuencias de sus reaccionarias políticas neoliberales, que
este heroico pueblo bata todos los récords de suicidios por causas económicas,
que miles de niños y niñas estén siendo abandonados delante de hospitales o
instituciones de beneficencia, porque sus familias no pueden mantenerlos con
suficiente dignidad.

A la multimillonaria presidenta alemana no le causa
remordimiento alguno la inmensa pobreza que asola el sur de Europa, el sur del
sur de un invento llamado Unión Europea, que solo ha servido para enriquecer a cuatro
mafiosos y condenar a la pobreza a millones de personas. Merkel sigue
implacable los dictados de los vampiros del Fondo Monetario Internacional y de
la poderosa banca europea. Se trata de esclavizar a los pueblos y acabar con
cualquier reivindicación social, alienar, perseguir, maltratar la decencia de
millones de seres humanos, víctimas de la codicia de esta casta sanguinaria que
gobierna este nuevo imperio del robo.


Al otro lado del Mediterráneo un presidente cobarde organiza
el nuevo “rescate” para taparle la mierda a sus amigos bankieros, solo espera
que pasen las elecciones en su amada Galicia, donde aguarda que de nuevo gane
su partido, para hipotecar a su pueblo con ese nuevo pacto del saqueo que
financiará los desmanes y estafas de estos enchaquetados del abuso y el
desahucio. El títere Rajoy no sirve para nada, solo hace de hombre de paja de
un poder infecto que lo maneja, que lo utiliza para aplastar a millones de
ciudadanos y ciudadanas del estado español, para aumentar la pobreza y la
desnutrición infantil desmedida, la corrupción y la privatización de la
sanidad. Condenar a la educación pública a sobrevivir sin casi recursos,
consolidando lo que siempre ha querido la caverna: que los hijos/as de la clase
obrera no puedan formarse jamás, que la universidad esté reservada para los
enriquecidos y sin son del PP mucho mejor.



La impresentable robocop o ministra de trabajo (o del
paro), Fátima Báñez, ya anunció estos días que millones de jóvenes de su España
de las maravillas y olé tendrán que emigrar. Esto lo dice como si fuera algo
bueno dejar tu casa para buscarte la vida en el extranjero, muchas veces en
condiciones de semiesclavitud en la poderosa Alemania o en cualquiera de sus
colonias del continente del miedo y la estafa.



El Partido Popular  prepara en este cortijo en blanco y negro al
que llaman España unos años terribles, pretenden seguir siendo votados aunque
machaquen derechos fundamentales e históricos, que pasemos de ser
asalariados/as a vivir de las limosnas de las asquerosas damas de la peineta. Piensan
que si esto falla siempre les quedarán los tanques y una nueva dictadura, esta
vez disfrazada de democracia patriótica de recortes, privatizaciones y expolios.



Más allá del Atlántico en nuestra hermana Venezuela su valiente
pueblo ha aprendido bien la lección terrible del imperialismo, de la violencia
policial, de la pobreza, del hambre y la expoliación de sus recursos. Por todo esto
y por mucho más ganó el Comandante Chávez de nuevo las elecciones. Su gente
bien sabe que hace años que volvieron los colores vivos y alegres, las sonrisas
y la ilusión de construir un futuro libre de gobernantes corruptos. Que el
gobierno ampare y defienda a su pueblo y no lo utilice como moneda de cambio
para “rescatar” a delincuentes de cuello alto.



El ejemplo bolivariano y de otros muchos países
latinoamericanos nos debe servir para seguir creyendo que podemos tumbar a esta
banda organizada de tramposos, que es posible salir de este gris oscuro y
alcanzar luchando los colores vivos del arco iris, de la alegría, del amor como
herencia de paz y fraternidad. Que la esperanza nos inunde de claridad.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/
 

Síguenos y comparte:
error12
Tweet 20
fb-share-icon20