25 septiembre 2020

El ministro vendedor de armas amenaza con sacar los tanques a la calle

¿Qué pasaría si en España ganara las elecciones una
izquierda de verdad, honrada y capaz de confrontarse con la mafia financiera
internacional en defensa de su pueblo?

Las recientes declaraciones del ministro de defensa
español, Pedro Morenés, muy conocido por ser un jefazo de la venta de armas en
el mundo, donde refiriéndose al proceso soberanista de Catalunya sacó su
exaltación patria hablando de intervención militar “si no se cumple con la Ley”.


La verdad que esta gente del PP, acostumbrados a
hacer lo que les ha dado la gana en estos 40 años de pseudodemocracia neo franquista,
dan verdadero miedo en su culto al ejército, a los valores más trasnochados y
violentos de nuestra historia reciente.

Se les ve en sus desfiles, sus condecoraciones a
ciertos milicos con cara de gorilas de los tiempos de Franco, Pinochet o Videla,
el verdadero rostro del terror, los que de seguro seguirían las consignas de
sus jefes, si hubiera de nuevo que sacar los tanques a la calle, destruir del
todo los derechos sociales y las libertades.

Así de triste, aunque existan militares y policías demócratas,
hay mucho fascista resentido con uniforme, que a la primera de cambio y con la
excusa de “obedecer órdenes”, cualquiera sabe de lo que serían capaces para
satisfacer el odio de clase de quienes gobiernan este país, la vida loca de
unos políticos con una mano en el sobre y la otra en la puerta del prostíbulo,
por no nombrar otros vicios destapados, publicados en la cientos de tramas corruptas,
las que un día tras otro vemos en los medios de comunicación.

Tanto patrioterismo barato se llevó por delante la
vida de medio millón de antifascistas en 40 años de dictadura franquista, ahora
el señor ministro vuelve a sacar el mismo vocabulario de los fascistas, la
amenaza a quienes disientan de lo establecido. Lo dice un tipo que fabrica
bombas racimo, misiles que pueden acabar en unos segundos con las vidas de cientos
de miles de personas inocentes, población civil que paga con su sangre los
daños colaterales de esta gentuza que gobierna el mundo.

Si España fuera un país democrático este señor
tendría que dimitir de forma fulminante por estas incendiarias declaraciones, o
de lo contrario ser cesado y procesado por apología del golpismo. El caso es
que se le permite decir lo que le salga del fondo de sus inmundicias, lo que
denota de lo que puede ser capaz este gobierno si pierde los privilegios de sus
empresarios donantes, miembros y multimillonarios familiares directos,
enriquecidos en tantos años de pelotazos y saqueos, donde el pueblo es el que
paga con recortes, miseria y hambre la indignidad de sus gobernantes, ahora
también apuntados a golpistas si no se va por la vergonzosa marcha militar que
nos marcan. El desfile de la inmundicia, de la vergüenza de tener un DNI de un
estado enterrado en la mierda de la corrupción y la violencia de estado.


Síguenos y comparte:
error10
Tweet 20
fb-share-icon20