27 septiembre 2020

El PP canario ofrece establecerse en las islas a multinacionales mineras causantes de guerras, masacres y expolios en el continente africano

Casa África en Gran Canaria fue un proyecto que en
sus orígenes pretendía difundir la cultura del continente negro, la lucha por
la libertad y contra la xenofobia, así como estimular proyectos que paliaran la
gravísima situación de sus pueblos, donde cada día mueren millones de personas
por hambre y sed.

Todas esas buenas pretensiones se han ido ahora al
traste, el ministro Soria ha colocado en la dirección general de esta institución
a Luís Padrón, uno de sus muchos brazos derechos, para convertirla en
plataforma de negocios y expolio de cualquier riqueza natural con la que se
pueda conseguir dinero fácil, siempre a costa de la explotación y miseria de
sus pueblos.

Por ello se han reunido estos días un importante
elenco de cargos públicos del PP en los locales de esta entidad que un día fue
solidaria, para diseñar una estrategia de atraer a Las Palmas de Gran Canaria a
todas las empresas y multinacionales mineras que destruyen este continente. La
idea surge del proyecto megalómano del alcalde capitalino Cardona, que pretende
que este municipio isleño se convierta en sede de toda esta siniestra maraña
  que extrae minerales y petróleo de multitud
de países africanos.

El señor Padrón dijo después de esta masiva reunión
de la creme de la creme canaria del partido fundado por el franquista Manuel
Fraga, que “
hemos empezado, en una
primera fase, con las empresas que están en Mauritania y seguiremos trabajando
en esa línea con las que están radicadas en otros países del área subsahariana,
vamos despacio, pero sin pausa”,
dijo el tecnócrata con las uñas afiladas
ante el inmenso negocio que se les avecina.



También comentó con los ojos brillándoles de codicia
que
“Angola es la gran economía africana
que está en pleno proceso de crecimiento y queremos aprovechar que el de Angola
es uno de los equipos que viene a Gran Canaria a jugar el Mundial de Baloncesto
para hacer visible a Canarias entre las autoridades y empresarios que vendrán
seguro…”.

Lo que no dijo el inefable Luis es que precisamente
Angola, que si es cierto que ha crecido un 111% per cápita en los últimos años,
tiene la mayor tasa de mortalidad infantil del mundo y unas desigualdades
tremendas, asesinatos masivos de poblaciones indígenas financiadas por
multinacionales mineras, concentración de las riquezas en unas pocas manos,
perdida de la agricultura de subsistencia, la no generación de ocupación
estable a gran escala, el deterioro de la calidad de vida y el empobrecimiento
de las comunidades, generado por la explotación intensiva de los recursos
naturales y la destrucción irreparable de millones de hectáreas de selvas
tropicales.

Para este siniestro grupo de amigos del “buen
negocio” la vida de los pueblos africanos les importa una mierda, por eso no
dicen la verdad, ignoran, omiten que poblaciones africanas enteras son forzadas
a trabajar en condiciones de semiesclavitud por estas mismas empresas de
minería, si señores, las mismas que el PP canario quiere que tengan sus sedes
centrales en Las Palmas de Gran Canaria.

La extracción de minerales ha sido y es la fuente de
financiación de innumerables conflictos bélicos en África, con la casi
totalidad de los grupos armados implicados y bien remunerados por estas
multinacionales, encargados de asesinar a miles de personas cada semana, cortar
las manos y masacrar a poblaciones enteras, violar de forma masiva a mujeres y
niñas, generar terror, que es el caldo de cultivo ideal para que dichos
emporios de la extracción se forren y puedan saquear y expoliar territorios
enteros.

Jamás estas multinacionales, con las que sueñan los
miembros del PP canario, dejan inversión a favor de las comunidades locales,
todo lo contrario, incitan a sus sicarios a sueldo a que los expulsen de sus
tierras o los asesinen, generando desplazamientos masivos de población que
acaban en campos de refugiados, para ver venir en pocos meses las enfermedades
o la muerte por hambre y sed.

Tampoco dicen nada los señores del PP del ministro
Soria sobre el destrozo ecológico, de los impactos ambientales de la minería en
el hermano continente, la contaminación de los recursos, de la tierra de cultivo
a la que dejan inservible para siempre, del agua envenenada, de la
deforestación, de la extinción de especies vegetales y animales únicas en el
planeta.

La destrucción de parques naturales que son patrimonio de la
humanidad, poniendo en peligro ecosistemas, comunidades locales y la propia
existencia de pueblos enteros.

Es muy fácil hablar en la mesa de reuniones de Casa
África de los parabienes de las multinacionales mineras, de que utilicen
Canarias como sus sedes centrales para planificar cada nuevo expolio, cada
nuevo genocidio, obviando la cruel realidad de los países donde interviene esta
banda de delincuentes, de las muertes que generan, de la destrucción ambiental,
del asesinato de pueblos indígenas, del fomento de la corrupción, de la
prostitución, del trabajo infantil, de la contaminación de ríos enteros, de
lagos, de selvas, de lugares sagrados de la Madre Tierra.

Pongamos como ejemplo a Guinea Ecuatorial, un país
cuya renta per cápita ha crecido en un 272% en los últimos 10 años, pero que
tiene aún un 60-70% de su población viviendo bajo el umbral de la pobreza. Unas
contradicciones que como la angoleña avergüenzan al mundo, una riqueza ficticia
que solo beneficia a unos pocos ladrones de guante blanco, de esto ya sabemos
mucho en el estado español.

¿A quienes pretenden engañar señores del PP?

Los ingresos declarados en cada país por parte de
dichas compañías no representan más que una pequeña parte del total de lo
generado en la explotación. La mayor parte se desvía hacia paraísos fiscales,
evadiendo el pago de impuestos y dejando a sus pueblos, cuando se marchan a
destruir a otra parte, con sus territorios devastados y contaminados para los
próximos miles de años.

El daño irreparable que causan las multinacionales
mineras en África no se puede cuantificar, las comunidades locales siguen
abandonadas, sin ningún tipo de atención, generándose una inmensa explotación
sexual de mujeres y niñas/os, que son puestos/as al servicio de la marabunta
que trabaja por cuatro perras en jornadas de 15 a 20 horas diarias en cada
mina.

El concepto de África para estos gerifaltes reunidos
en Casa África sigue siendo el mismo de los colonialistas, aquellos que
impusieron la esclavitud y el servilismo de cientos de pueblos, siguen
considerando este continente como el granero, la trastienda, el suministrador
de oro, diamantes, coltán…, para los países enriquecidos. El escenario durante
siglos de masacres humanitarias masivas, infinidad de líderes locales
asesinados por criminales a sueldo de estas multinacionales, desde periodistas,
ecologistas, misioneros, pastores que se pusieron del lado del pueblo humilde y
trabajador.


Solo en El Congo son violadas cada día unas 1.200
mujeres, sobre todo en la parte oriental, en la zona de Kivu, donde la violencia
sexual es amparada por el propio gobierno y las empresas mineras que lo
financian. Se da el caso de que las mujeres que han sido violadas en actos de
guerra, son luego empleadas como esclavas sexuales de los soldados. Una vez
obtienen su libertad sus hijos son asesinados y ellas condenadas a vivir en la
calle de la mendicidad.

En este país congoleño con recursos naturales
extraordinarios explotados por multinacionales de la minería, que han provocando
ya dos guerras civiles y ocasionado más de cuatro millones de muertos/as, siendo
actualmente el país más empobrecido de África, aunque tenga las más grandes
riquezas.

Es muy triste que los mismos que están destruyendo
la vida de millones de ciudadanos/as en el estado español con sus vergonzosas
políticas neoliberales, pretendan ahora traerse a territorio canario a las multinacionales
culpables de millones de muertes, de la destrucción de un continente al que
pertenecemos geográficamente y del que formamos parte histórica y
culturalmente.

Cada esfuerzo de estos personajes por convertir
nuestra tierra en un espacio para la planificación de la muerte, el exterminio,
la destrucción de la naturaleza, contribuye a degradarnos en lo más profundo de
nuestras conciencias, que nos vean al otro lado de ese brazo de mar que nos
separa, como parte del genocidio premeditado sobre millones de seres humanos.

No lo permitamos o seremos parte del anunciado y
brutal holocausto.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/


Síguenos y comparte:
error11
Tweet 20
fb-share-icon20