1 octubre 2020

En Canarias los políticos ocultan el genocidio franquista

La
memoria histórica o democrática es un asunto tabú para la mayoría de los políticos
canarios, pocos son los que se atreven a cumplir esta Ley aprobada en la
legislatura del presidente Zapatero, unas islas donde más de 5.000 personas
fueron asesinadas y otras tantas torturadas, encarceladas, sometidas a todo
tipo de represalias laborales, familiares, etc.

Podemos
comprobar como en numerosos puntos del estado donde ejercen el poder los
llamados “gobiernos del cambio” en Comunidades, Diputaciones y Ayuntamientos se
están exhumando fosas comunes y cunetas, cambiando calles, demoliendo
monumentos levantados en homenaje a los brutales asesinatos franquistas.

Canarias
como siempre es diferente, esa oligarquía criminal que dirigió el holocausto
sigue incrustada en cada estamento, muchos empresarios millonarios, cargos públicos,
jueces, obispos y curas tienen lazos directos con los criminales de lesa
humanidad responsables de la barbarie franquista, ejerciendo ahora de tapaderas
de estas terrible aberraciones sanguinarias, paradójicamente no solo son
miembros de la derecha, sino también de la “izquierda” entrecomillada,
socialdemócrata, vendida a un poder corrupto, donde la palabra “político” es la
mayoría de los casos sinónimo de latrocinio y abuso de poder.

De
estas 5.000 personas asesinadas y desaparecidas en su mayoría en fosas, simas,
pozos y cunetas apenas se han recuperado unos escasos restos, el 99,9% siguen
ocultas por el régimen español y sus esbirros de parte de la política y la
judicatura, miles de familias ya han perdido la esperanza de que algún día se
haga justicia.

Estos
prebostes del yugo y las flechas se molestan cuando cualquiera intenta
recuperar un solo hueso, te acusan de loco, de indocumentado, de tener inquina
contra ellos, cuando lo único que se pide es reparación, recuperar cuerpos
asesinados, enterrarlos dignamente.

Tejen
un manto intencionado de olvido, ponen todo tipo de trabas para cualquier
exhumación, nombran patéticos “consejos asesores” para no dar la cara, para
utilizar a personajes que se prestan a ser cómplices de este engendro, un
engendro de muerte y ocultación premeditada del genocidio.

Mientras
siguen llegando a Canarias más de doce millones de turistas cada año, personas
que desconocen lo que en este falso paraíso de sol, playa, sexo fácil, drogas,
prostitución y borracheras baratas, se cometió hace apenas 80 años.

Fosas
comunes, cunetas, simas, pozos, agujeros del terror repletos de cadáveres reposan
cerca de complejos residenciales, apartamentos, muelles deportivos, hoteles de
cinco estrellas, spas o antiguas haciendas utilizadas para celebraciones, que
sus pozos tapiados contienen cientos de restos humanos, personas asesinadas por
defender la democracia y la libertad.

Lo
más triste es que existan “profesionales” de la memoria, tipos que viven de políticos
concretos que les encargan informes falsos para que un enterramiento no se
exhume, que obedecen por dinero la “voz de su amo”, quienes les pagan para
seguir humillando a las familias de las víctimas, encubrir a los asesinos
fascistas y sus herederos directos.

Miles
de nombres siguen ocultos, miles de seres que lucharon por los derechos de la
clase trabajadora, personajes que la historia escrita por los
vencedores silencian, que ni siquiera permiten que en los centros educativos se
hable de este genocidio criminal, que este asunto se trate con total normalidad
tal como se hace en Alemania, sencillamente para que hechos tan terribles
contra la especie humana jamás vuelvan a repetirse.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

Fosa común en un pinar de Fuencaliente (La Palma)
Síguenos y comparte:
error12
Tweet 20
fb-share-icon20