3 diciembre 2020

Españolismo de cruces gamadas

La crecida
ultraderechista en el estado español generada por la aplicación de las
políticas represivas del régimen en Catalunya se hace más que evidente, todo
tipo de grupos nazi-falangistas actúan a sus anchas con absoluta impunidad en
cada ciudad, en cada pueblo o barrio, sin que desde las instancias jurídicas y
policiales se haga casi absolutamente nada.
Da la
impresión de que han soltado a todas “Las manadas” de ultras juntas para
machacar al pueblo, a cualquier persona que decida ejercer su derecho constitucional
a manifestarse libremente por la libertad, la democracia y los derechos
sociales.
Se trata de
impulsar el terror sacando del armario las sucias banderas con el yugo, las
flechas y las cruces gamadas, los bates de béisbol, las cadenas, las barras de
hierro, las que siempre utilizaron desde los tiempos de grupos armados como
Fuerza Nueva o Guerrilleros de Cristo Rey.
El régimen
español sin duda sigue siendo franquista y su flamante “partido único”
PP-PSOE-Cs, saca lustre a medidas vergonzosas, solo comparables a las que sus
antecesores llevaron a cabo tras el golpe fascista del 36, donde fueron
asesinadas, fusiladas, desaparecidas, desde el final de la guerra civil hasta
los años 70 casi 150.000 personas.
Se junta la
creme de la creme de Españistán, los Paquirrín, la Esteban, el ultraderechista
torero tuerto, el atropellador etílico ex marido viudo de la cupletista y otras «lumbreras intelectuales», la vergonzosa representación para reclamar el voto el 21D para lo que llaman “Constitucionalismo”,
institucionalizando el mantenimiento del latrocinio desde el final de la
anterior dictadura.
El disfrazado
ultraderechismo almibarado con la típica frase “Demócratas de toda la vida”,
tipas y tipos bien vestidos, con cochazos y mansiones de lujo, forrados y con
sus cuentas repletas en paraísos fiscales, un oscuro régimen que suelta a sus
sicarios del “A por ellos oeeee” para no dejar títere con cabeza, para
implantar a sangre y fuego su siniestra marca España.
Tristemente
el fascismo nunca se había ido, ha seguido presente en muchos estamentos del régimen,
desde la más humilde comisaría al más lujoso juzgado, parlamento, ayuntamiento,
cabildo o diputación.

El mismo
modus operandi de antes y después del 36, la generación de miedo, la persecución
de las ideas, el pensamiento único, la mordaza, la aprobación de leyes
represivas que coartan la libertad de expresión, encarcelar a cualquiera por un
comentario en una red social, pero en cambio dejar libres a violadores de su
cuerda, a nazis violentos armados hasta los dientes, a políticos corruptos que
han robado miles de millones, a toda una triste fauna que conforma lo que
denominan entre banderitas su gloriosa “Unidad”.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

Nazis españolistas reprimiendo en Valencia el 9 de octubre de 2017
Síguenos y comparte:
error17
Tweet 20
fb-share-icon20