29 septiembre 2020

La dictadura de la puerta giratoria en la España corrupta

Entrar en política en el régimen español supone la
perfecta bicoca millonaria para gran parte de la casta. Se colocan,
promocionan, obtienen prebendas, favores y puertas giratorias, para una vez se
acabe la mamanza colocarse en cualquier empresa “amiga”, de esas que sus jefes
reparten sobres o maletines repletos de billetes de quinientos euros entre la
chusma que los acepta.
Se entiende la ansiedad de quienes están
todavía fuera y buscan votos al precio que sea, saben que la ganancia será acaudalada,
inmensamente atractiva, si logran el objetivo mafioso de vender a su propio
pueblo, el honrado voto, por un plato de lentejas, por inmensos beneficios muy
jugosos en pocos años para instalarse en ese espacio oligárquico de
constructores, empresarios y magnates, obteniendo un estatus forjado a base de
sufrimiento ciudadano, desahucios, recortes sociales, privatizaciones a cambio
de favores, despidos masivos, hambre infantil y otras estafas habituales en la
España más corrupta y profunda de su historia.
El último ejemplo lo tenemos en el
ultraderechista ex ministro Gallardón, colocado en el Consejo Consultivo de
Madrid por más de 8.000 euros al mes, después de ridiculizar a las víctimas de
franquismo, perseguir a las voces discordantes con su gobierno, destruir lo
poco que quedaba de justicia con su ultra católica Reforma del Aborto.
El susodicho personaje se embolsará de por
vida ese autentico sueldazo, con coche oficial, secretaria y despacho con
vistas a la Gran Vía madrileña. Un nuevo “trabajo”, por llamarle de alguna
forma, donde no se trabaja, sin horarios ni control, donde podrá hacer lo que
le dé la gana, hasta no dar golpe, mientras se embolsa esa gran cantidad de
dinero robado al pueblo trabajador, billetes con olor a desempleo, sufrimiento
ciudadano, para que un nuevo gerifalte sinvergüenza viva del cuento a cuerpo de
rey.
La tónica de la puerta giratoria es esta, ahí
tenemos a los ex presidentes Felipe González y Aznar, colocados en
multinacionales por la cara, llenando cada mes sus cuentas corrientes con
emolumentos impregnados de favores y pestilencia. Se trata de ocupar un cargo
público por varios años, obedecer ciegamente a quienes les pagan la campaña,
para terminar en nómina de sus amigos empresarios, muy “agradecidos” “por los
servicios prestados”.
De esto saben mucho gran parte de alcaldillos,
concejaluchos, consejerillos de comunidades autónomas, diputaciones o cabildos,
ex ministros y otras bandas de estómagos agradecidos, enchufados como José
María Michavila, ex ministro de justicia, consejero en Noatum (J.P Morgan),
Luis Atienza, ex ministro de agricultura, pesca y ganadería, director de Red
Eléctrica, el fallecido ex ministro de justicia, Miguel Boyer, ex presidente
del Banco Exterior, Narcis Serra, ex ministro de interior, presidente de Caixa
Catalunya, Elena Salgado, ex ministra de economía, Consejera de Chilectra,
filial de Endesa la “matamapuches”…



El listado puede ser inmenso, se
necesitarían muchas páginas para rellenarlas de esta inmundicia, de esta trama constante a la que
algunos siguen llamando “política”, una estafa en toda regla a costa de la
miseria y el hambre de millones de familias de todo el estado español. Gente de
a píe, honrada, sencilla, que vota cada cuatro años, que sufre el desempleo, la
falta de alimentos, los suicidios masivos por razones económicas, que contempla
asombrada el escandaloso nivel de vida de estos personajes, actores
privilegiados de un sanguinario serial sobre la Cosa Nostra.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/


Síguenos y comparte:
error11
Tweet 20
fb-share-icon20