24 septiembre 2020

La dignidad de Leonor entre la convulsa vida de la mafia

Volvemos a los tiempos de la beneficencia donde los
señoritos y las católicas damas de la oligarquía disfrutaban repartiendo comida
a los empobrecidos. Las declaraciones recientes de un alcalde del PP canario,
donde afirmó que, “las personas sin hogar prefieren seguir viviendo en las
calles”, reafirman que tipo de personajes de telenovela barata dirigen las instituciones
públicas del estado español, como se ríen en nuestras caras pisoteando
derechos, arrasando por unos servicios públicos cada vez más deteriorados, convertidos
en meras instituciones tapaderas, ocultadoras de un genocidio social sin
precedentes en la reciente historia de esta parte del planeta.

Millones de personas en toda España sufren una
situación social y económica gravísima, una vulneración sistemática de sus
derechos humanos, al ser abandonadas a su suerte por la administración pública.
Casos tan lamentables y brutales como el de Leonor, una mujer canaria de 60
años, enferma de artrosis, que tiene cada día que cargar a sus espaldas con su
hijo de 40 años y 80 kilos, con parálisis cerebral y distrofia muscular, lo que
le impide valerse por sí mismo.

Esta heroica mujer lleva diez años solicitando al
Gobierno de Canarias una vivienda adaptada. Y en el último sorteo organizado
por esta institución tampoco se la han adjudicado, condenándola a seguir
sobreviviendo, mendigando una ayuda social para su hijo, algo tan simple como
mejorar la calidad de vida se convierte en este y otros muchos casos en una
odisea vergonzosa.

Los dirigentes de la Consejería de Vivienda
argumentan que tendrá que esperar al próximo sorteo, dejando tirada a Leonor y
a su hijo, sin voluntad de buscar otras alternativas, como por ejemplo la
cesión de una vivienda adaptada de las que los bancos tienen miles, las que les
roban a las familias desahuciadas.

Cuando no se quiere, no se quiere, cuando no hay
voluntad de solucionar problemas sociales por parte de tanto pantuflo/a metido
en política paga el pueblo, la gente humilde como esta mujer, como infinidad de
familias que en toda España sobreviven sin ingresos, con más de tres millones
de niños/as pasando hambre, muertes masivas de personas dependientes ante la
suspensión definitiva de sus ayudas, un largo etcétera de acciones terroristas
sobre la ciudadanía que nos conducen directamente a la edad media, a los
tiempos de oscuridad del franquismo, de la extraordinaria placidez de quienes
nos gobiernan, de los oscuros años reflejados en obras literarias tan geniales
como “Los santos inocentes” de Miguel Delibes, donde la burguesía decadente se
solaza ante la pobreza generalizada, la ignorancia, el analfabetismo, el
derecho de pernada y los abusos de poder.

¿Pretenden llevarnos a esos tiempos mientras nos siguen
robando el patrimonio público, destruir lo poco que nos queda de dignidad,
derechos civiles y democracia?

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/


Síguenos y comparte:
error9
Tweet 20
fb-share-icon20