30 septiembre 2020

La marca España desahucia ancianos de sus casas

Para Berta y Antonio con el corazón inundado de tristeza.


Si fueran personas con la cabeza centrada y con una
educación rica en valores se avergonzarían de desahuciar familias, de dar
palos, porrazos, patadas, codazos, puñetazos, insultar a quienes en un acto de
encomiable solidaridad se plantan ante la puerta de otras personas tristes,
acosadas, chantajeadas por la putrefacta usura bancaria, por una caterva política
profundamente corrupta, degenerada y criminal.

El salvaje desahucio del matrimonio de ancianos en Tenerife
esta semana ha sido un punto de inflexión, una enorme patada en las conciencias
de millones de personas, quienes asombrados/as hemos visto en las televisiones
los llantos de este señor mayor, la intimidación de la policía política del PP a
la gente concentrada, la guardia civil al servicio de los poderosos y
millonarios que masacran al pueblo trabajador, las lagrimas de Antonio, los
llantos desesperados de su esposa Berta, sin que ningún juez se inmute, sin que
ningún asqueroso político de coche oficial, vicios caros y sueldazos haga
absolutamente nada.

Lo hemos visto todos/as, incluso estas imágenes salieron
en informativos de otros países como Alemania, Francia, Bélgica, Suiza,
Venezuela, Estados Unidos…, golpeando las miradas alucinadas de quienes ya no
se creen que en España haya democracia, sino algo mucho más parecido a una corrupta
dictadura fascista, un régimen que golpea, que expulsa de sus casas a una
ciudadanía con derechos civiles y humanos.

La morralla de ropa de marca que dirige este país no
tiene escrúpulos, se alegra cuando alguien se suicida por razones económicas,
ya casi 5.000 almas en dos años solo en España que han decidido quitarse la
vida por no aguantar más las presiones, los chantajes, las amenazas de la banca
usurera, el hambre y la miseria de sus hijos/as.

Esta banda millonaria del partido fundado por el franquista
Manuel Fraga, celebra que su policía armada hasta los dientes vaya a las casas
de ciudadanos/as honestos/as a masacrarlos, a expulsarlos de su universo más
sagrado, allí donde han pasado sus vidas y sentido enormes alegrías y
tristezas, ilusiones de un futuro mejor, para que en pocas horas estos sinvergüenzas
los dejen sin nada, tirados/as en la calle, mientras cuatro sicarios de
apellidos nobles se llenan los bolsillos con sus humildes propiedades.

La inmensa inmoralidad legal a la que llaman desahucios es
una nueva vuelta de tuerca sobre los derechos de millones de ciudadanos/as. Nos
pisotean sin que hagamos nada, están demostrando desde la cloaca del poder
político que son capaces de todo en su deriva ultraderechista, actuando como perros
falderos de la mafia financiera, a la que defienden sus constantes corruptelas,
los abusos de poder a cambio de sobres y prebendas.

Los llantos de Antonio y Berta, su indescifrable
sufrimiento, junto a las más de 500 familias desahuciadas cada día de sus casas
en el estado español no puede quedar impune, debemos juzgar a los causantes de
este genocidio social, el mismo que ya cuenta entre sus siniestros logros que
cuatro millones de niños/as españoles estén pasando hambre, subsistiendo bajo
el umbral del empobrecimiento extremo.

La historia no absolverá jamás a los causantes de
tanto dolor, a quienes planifican y ejecutan premeditadamente vergonzosos actos
de terrorismo de estado, expulsando a personas honradas de sus casas, matando
de hambre, generando despidos masivos, desempleo, enfermos/as sin atención
sanitaria, recortando salvajemente el estado del bienestar, condenando a millones
de familias a sobrevivir sin ingresos, privatizando servicios públicos como la
sanidad o la educación, regaladas a precio de saldo a parientes, a empresarios donantes
de sobres repletos de billetes de quinientos euros.

Tanto daño no puede ser eterno, este delictivo modus
operandi nazi-fascista de los desahucios en el estado español debe ser juzgado,
de lo contrario no quedará esperanza, solo un futuro negro para las
generaciones venideras, abusos de poder, caciquismo, delincuencia política, una
masacre humanitaria inminente si permitimos que la misma escoria siga asesinando
la dignidad y la democracia.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/


Síguenos y comparte:
error12
Tweet 20
fb-share-icon20