27 noviembre 2020

La marca España a la cabeza del hambre infantil europeo

Cifras récords de hambre infantil en España marcan
la coronación del nuevo rey sin que el poder se inmute. Chiquillos/as que en mi
tierra se desmayan en clase por no haber comido en días, madres que ocultan la
desnutrición y gravísimas carencias alimenticias de sus hijos/as, para evitar
que los servicios sociales se los arrebaten de sus manos. Angelitos/as de pocos
años sin leche ni pañales, sufriendo la devastación, la degeneración de quienes
viven de la política, las garras sucias del ladronismo institucionalizado.

El panorama español está marcado por una situación
social explosiva generada premeditadamente por la putrefacta casta política y
sindical del régimen. Una banda de sinvergüenzas que se llenan la boca hablando
de democracia cuando son culpables de la miseria del pueblo, de que millones de
familias ya no perciban ningún ingreso económico y tengan que comer en bancos
de alimentos o parroquias, de que millones de menores de edad estén pasando
hambre en un estado corrompido, destruido, privatizado, infectado de represión
y miseria.

Llama la atención que todavía distintos dirigentes
políticos del PP y otros partidos monárquicos traten de tapar la mierda, la pestilencia
que sale de sus despachos, ocultar la pobreza que ellos mismos producen con sus
vergonzosas formas de hacer política, llevando a millones de niños/as a
sobrevivir con una sola comida al día, a que las ONG que antes apadrinaban en
África ahora lo hagan en su España de la pandereta, los tricornios, la prensa
del corazón y las sanguinarias corridas de toros.

La mezcla perfecta de incultura y analfabetismo
funcional que tanto gusta a los regímenes fascistas y corruptos, los
ingredientes adecuados para seguir robando a manos llenas y asesinando la
dignidad de la ciudadanía, recortando, reformando, privatizando lo público para
regalarlo a familiares, multinacionales y empresas amigas.

Una realidad triste para millones de familias
estafadas por la banca y otras mafias vinculadas al poder, personas humildes
que jamás entenderán que la nueva princesa Leonor de solo 8 años gane casi
doscientos mil euros al año, que los ladrones y ladronas de guante blanco jamás
acaben en la cárcel aunque roben y saqueen el patrimonio ciudadano.

No pasa nada, todo vale, hasta matar de hambre a
quienes serán el futuro, a niños y niñas sin nada, desamparados/as,
abandonados/as desde una administración pública ocupada por personajes sin
escrúpulos, que no se avergüenzan de que su país esté a la cabeza de Europa en
hambre y desnutrición infantil.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/



Síguenos y comparte:
error15
Tweet 20
fb-share-icon20