30 septiembre 2020

La migración de la muerte tras la invasión

Invaden Libia, la destruyen, asesinan a su
presidente, invaden Siria, la están destruyendo, introducen a sus grupos
terroristas pagados con dinero de la CIA, del servicio secreto de Israel, de la
Unión Europea, tratan de imponer, imponen sus regímenes títeres criminales, los
que acaban con los derechos de los pueblos, nuevas dictaduras del capital para
que el petróleo y todos los recursos acaben en manos de la mafia financiera,
asesinan a sus pueblos como ya hicieron y siguen haciendo en Irak y Afganistán, propagan la miseria y el hambre, la violencia extrema,
la represión infinita, la que no perdona, la que asesina a quienes piensan
diferente al estatus quo impuesto por auténticos estados terroristas.

Ahora en 2015 y desde sus pomposos despachos, desde
sus lujosos parlamentos y palacios, donde elaboran las leyes que están
asesinando lentamente con todo tipo de recortes y corruptelas a la ciudadanía del
sur de Europa, ahora de nuevo, como siempre han hecho en la historia del
fascismo, ante las masivas muertes en el Mediterráneo de miles de ciudadanos/as
de Libia y Siria, en su mayoría niños y niñas, ahogados/as en ese mar de la
esperanza, se echan las manos a la cabeza, hablan de “derechos humanos”, de que
“hay que hacer algo para evitar el flujo migratorio”, colocan alambradas, muros
gigantes, despliegan sus vergonzosos ejércitos para seguir reprimiendo a
quienes huyen de las guerras genocidas que ellos mismos han creado, que
financiaron cuando invadieron Libia, cuando comenzaron la sanguinaria guerra en
Siria, simplemente para quedarse con sus recursos, con la excusa de lo que
ellos llaman “democracia” o “libertad”, cuando en realidad hablan de muerte, de
crimines de lesa humanidad, de torturas, de violaciones de mujeres,
degollamientos masivos, ejecutados por sus particulares asesinos, grupos
terroristas creados y armados hasta los dientes por la Unión Europea y los
Estados Unidos, instruidos por sus esbirros uniformados, pagados por estos
mecenas de la muerte para desestabilizar países soberanos, para asesinar, para
quebrantar derechos humanos, con el único objetivo de adueñarse de sus
territorios, de su gente que ahora huye atormentada y muerta de miedo de sus
ciudades destruidas, ardiendo entre fuego y metralla.

Miles de fallecimientos en el Mare Nostrum, el mar
de la diversidad cultural, de la vida, de la alegría, de la libertad, del aire
puro y fresco del sur, niños y niñas flotando en el mar, inertes en esas bellas
playas, donde a pocos metros turistas del mundo enriquecido pasan sus días de
ocio y disfrute.

Ellos son los responsables de estas muertes, son
asesinos de niños/as, porque antes destruyeron estos países, los sometieron al
yugo de sus esbirros terroristas, Estados Unidos, la Unión Europea, sus
sonrientes presidentes y ministros, Ángela Merkel, Hollande, Rajoy, Obama y sus
antecesores en las presidencias y ministerios, nombres que entraran sin duda en
la historia como criminales de lesa humanidad, con las manos manchadas de tanta
sangre inocente, sangre infantil, sangre amada por los pueblos solidarios de la
tierra, sangre de las víctimas de sus premeditados holocaustos.


Síguenos y comparte:
error12
Tweet 20
fb-share-icon20