2 diciembre 2020

La santa misa del desagravio

En
la catedral repleta se percibía un cierto tufillo a sudor y humedad, mezclado
con los perfumes de las señoronas de la “sociedad” y las ventosidades de los gordos
santurrones más viejos, una jarca que ocupaba las primeras filas de asientos,
junto a políticos de los partidos del régimen, militares, guardias civiles y
hasta un ex ministro “dimitido” por gravísimos delitos de corrupción.

El
obispo salió a escena exultante con sus mejores galas, se sentía casi una
reinona, “había que “crucificar” a los herejes”, en su mente recordaba con
nostalgia los tiempos del franquismo, lo fácil que era procesar a cualquiera
que se saliera de lo establecido, “maricones, tortilleras, ateos, comunistas,
masones y otras huestes infernales que la Falange se encargaba de asesinar de
un tiro en la nuca, arrojándolos al mar o a cualquier pozo o agujero volcánico
que los hiciera desaparecer para siempre.»

“Como
se complica todo cuando hay que matar de otra forma más lenta”, pensaba, “ahora
nuestro gobierno aplica otras “tácticas”, “también nos benefician porque con
sus políticas neoliberales destruyen las vidas de los más empobrecidos:
suicidios, enfermedades mentales, desesperación, hambre, miseria extrema, pero
que sencillo era antes joder”.

La
misma noche, ya en su cama viendo 13TV, pensó “que la misa del desagravio contra
la herejía fue un exitazo, vino hasta la Delegada del Gobierno coño y la maquillada
mujer del capitán general, que bueno que los policías cortaran las calles
anexas, acordonaron las entradas y salidas, no vaya a ser que venga algún
comando con plataformas y nos arruine la fiesta”.

Al
final después de comerse las hostias se quedaron todas y todos un buen rato
departiendo en la entrada, todavía el tufillo a bufos, sudor y provocativos
perfumes caros salía desde el interior del templo, todo era cordialidad, habían
cumplido el sagrado ritual para exorcizar aquellos demonios, el obispo se entretenía
mientras charlaba con dos arrugadas y pomposas feligresas de peineta española,
mirando de reojo a los nietos más pequeños del coronel de la benemérita. Una
noche inolvidable.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

Síguenos y comparte:
error17
Tweet 20
fb-share-icon20