30 septiembre 2020

La sombra invisible del «enemigo» y los miedos del PP

El talante del PP en cualquier
conflicto laboral destaca por la absoluta prepotencia y desprecio a
quien piensa de otra manera. El mismo alcalde de Toreno, Pedro Muñoz
(PP) ha llamado “tonto del culo” al ministro de Industria, José
Manuel Soria, por su indiferencia y falta de sensibilidad con la
huelga de los mineros asturianos, pidiendo al gobierno que lo aparte
cuanto antes de la negociación por su falta de respeto y desprecio
absoluto hacia los trabajadores.
Esta es la dinámica común de estos
privatizadores de sueños e ilusiones, acabar con las conquistas
sociales de los últimos 100 años de luchas obreras, conseguir el
objetivo final de un sistema fascista para acallar voces, perseguir y
encarcelar a quien disienta o ejerza el derecho a manifestarse
libremente.
Su estilo los delata y no pueden evitar
vivir con el miedo en el cuerpo: miedo a que la gente piense, miedo a
las reivindicaciones, miedo a que millones de personas tomen
conciencia del enorme error de haberles votado, miedo a que los
persigan como ya pasó cuando promovieron la genocida guerra de Iraq.
Su temor les hace actuar en contra de las leyes, mandar a sus
esbirros a apalear menores como ya hicieron en Valencia. Su miedo
navega con ellos en su codicia desmedida porque saben que están
actuando mal, que un día la explosión social se los puede llevar
por delante y acabar colgados en cualquier plaza pública como su
admirado Mussolini en Italia.
Después de que ETA dejara las armas
“el enemigo” somos las personas que luchamos, l@s
activistas del 15M, l@s sindicalistas, l@s
yayoflautas, las familias de l@s dependientes, l@s
estudiantes, l@s inmigrantes que exigen
derechos. Todo el conjunto de la sociedad organizada que no tiene
miedo a sus represalias y exabruptos neofranquistas. Tienen verdadero
temor de que exista gente que no tiene nada que perder y un futuro
digno que ganar, por eso se protegen y se rodean de guardaespaldas,
banqueros y millonarios que les financian elecciones y negocios. Son
los defensores de las grandes fortunas y cuando se producen estafas
como la de Bankia les cubren las espaldas, los financian con dinero
público para tapar los agujeros negros de miles de millones de euros
despilfarrados y evadidos a paraísos fiscales.
Mientras tanto el estado español
agoniza y está a punto de ser «rescatado» por la mafia del Banco
Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. El capitalismo
salvaje del PP sigue su marcha imparable sobre las cabezas y el
sufrimiento de millones de trabajador@s.
Están tensando la cuerda hasta límites
inconcebibles y entre más tiren de nuestra dignidad más grande será
su derrota.

Síguenos y comparte:
error12
Tweet 20
fb-share-icon20