29 septiembre 2020
«Todas las cosas buenas son salvajes y libres»

Henry David Thoreau

Salir de la encorsetada ciudad y del cemento para sumergirnos en la madre naturaleza, entre el perfume misterioso de los dragos y el olor a historia de las tabaibas. Aprender a perdernos simplemente saliendo de lo cotidiano para internarnos en senderos de luz y bosques eternos, volar entre acantilados y puestas de sol sentándonos en el abismo y cerrando los ojos para viajar entre las nubes.

Un viaje hacia la belleza y la tranquilidad como arma de lucha por un mundo mejor, una recomendación especial para afrontar tantas calamidades y mentiras que nos vienen de los gobiernos esbirros del capital, aquellos que desde sus lujosos despachos elaboran la siguiente estrategia para que el pueblo humilde siga pagando sus estafas y robos, sus pelotazos y recortes sociales para beneficio de los vampiros de la banca y el Fondo Monetario Internacional. Los mismos que arrasan selvas enteras, asesinan pueblos indígenas, destruyen playas vírgenes, exterminan especies y trafican con animales.

Este planeta viajero tiene nombre de mujer y seguirá fertilizando de esperanza tanta destrucción, es la casa de tod@s y sin embargo es arrasado por la codicia y la ambición de los que solo buscan enriquecerse, dejando una herencia de desolación y miseria.

Desde este proceloso viaje cada caminante te propone “pasear” y no parar hasta salvar cada pedacito de luz, de lluvia, de brisa y de tierra heredada del futuro.
 
Síguenos y comparte:
error11
Tweet 20
fb-share-icon20