24 septiembre 2020

Matando de hambre y avanzando hacia la nueva dictadura mundial

El genocidio social
por parte del gobierno español sobre millones de personas, que sufren sus
vergonzantes políticas, se está convirtiendo en la perfecta excusa para
convertir al 90% de la población en el perfecto ejército de esclavos, para
nutrir a ese 10% de ladrones millonarios que viven a lo grande mientras cada vez
más gente pasa hambre, con más de 3 millones de niñas/os por debajo del umbral
de la pobreza y casi 6 millones de personas desempleadas, de las que una gran
parte no percibe ningún tipo prestación social.
 
Las actividades
especulativas de la mafia bancaria incluyen la huída masiva de capitales a
paraísos fiscales, la presión y las amenazas sobre las personas humildes que no
tienen dinero pagar sus hipotecas, lo que está generando cada día una media de
14 suicidios oficiales y otros muchos que son tapados por la falsimedia y las
fuerzas de seguridad, en un acto de manipulación que persigue no perjudicar a lo
que llaman pomposamente  “Marca España”.
Engañando de nuevo a un pueblo que ya no aguanta más mentiras, corruptelas  y abusos de poder.
 
El estado español
es ahora mismo, junto con Grecia y Portugal, el país europeo con mayores
desigualdades sociales y su gobierno no hace nada, solo beneficiar a las
grandes fortunas y empresas que les financian las elecciones y otros sucios
negocios. El gabinete del futbolero presidente Mariano Rajoy, prefiere endeudarse y
enterrar en la miseria a sus conciudadanos, que hacer políticas para la gente,
para las personas que sobreviven cada día en un país arrasado, donde su
gobierno solo se preocupa de enriquecer a la banca, a los delincuentes
financieros sin escrúpulos, a los que regala unos intereses elevadísimos con el
sufrido dinero de nuestros impuestos.
 
Las mentiras del
gobierno del Partido Popular en su programa electoral, del que ha incumplido
casi un 95% de sus propuestas, ha generado en un año de gobierno una serie de
ajustes y medidas que están causando estragos en millones de familias, que ya
no saben qué hacer para comer y pagar sus viviendas. El empobrecimiento es
generalizado mientras se reducen gastos en servicios públicos esenciales o se
entregan a especuladores de la empresa privada, en muchos casos familiares de
miembros destacados del gobierno. Se recortan derechos fundamentales con
reformas que como la laboral cercenan consecuciones sociales históricas, se
suprimen pagas de Navidad a los funcionarios, se reducen salarios, no se
actualizan y se congelan las pensiones, recortan de forma brutal
la sanidad, donde ya se están produciendo muertes por falta de recursos
materiales y humanos. Se cepillan de un plumazo la educación pública en una
estrategia elaborada conjuntamente con la curia vaticana, con la clara idea de
que los hijos de la clase obrera no tengan opciones para estudiar y ser libres,
profundizando en el fracaso escolar, el desempleo, la desesperanza, la
ignorancia y el analfabetismo funcional, mientras los hijos de los enriquecidos
pueden acceder a unos estudios vetados a la mayoría.
 
Estas medidas económicas
neoliberales y otras que no cabrían en este artículo, contrastan con la
amnistía fiscal a los mafiosos y defraudadores, sentando las bases para una
nueva dictadura fascista, donde se niega la asistencia sanitaria a las personas
migrantes, se potencia la represión, la tortura, las detenciones ilegales y los
montajes policiales para criminalizar o encarcelar a quienes luchan, con la
idea de amedrentar, acallar voces discordantes y en el futuro si esto se les va de las manos, como ya hicieron en
el franquismo, asesinar o desaparecer a quienes hagan peligrar el status quo de
un régimen criminal.
 
Las tasas
judiciales abusivas han convertido a la injusta “justicia” española,
en un nuevo servicio de pago, al que solo podrán acceder los millonarios,
dejando a la mayoría de las personas: mujeres maltratadas, trabajadores que
quieran presentar un recurso a un despido irregular, parejas que se quieran
divorciar, etc., sin opciones jurídicas, haciéndonos volver de nuevo de golpe y porrazo a los años
del cacique, del derecho de pernada, de la violación de derechos, del maltrato,
de los ajustes de cuenta y de las mafias empresariales conchabadas con los
gobiernos corruptos.
 
Los indultos a
banqueros mafiosos, a políticos delincuentes o chantajistas de guante blanco,
la sospechosa desaparición de pruebas,  como las que imputaban por presunto chantaje al
diputado del PP del sobre de dinero en la rendija, no son más que la punta del
iceberg de un modus operandi al mejor estilo de la «Cosa Nostra» siciliana, que
coincide con la limitación progresiva de derechos civiles, leyes represivas
solo para los trabajadores, connivencia con la franquista Iglesia Católica, a
la que financian con miles de millones y les mantienen sus históricos
privilegios, siempre a costa del hambre y la miseria de la mayoría de nuestro
pueblo.
 
Las asquerosas y
facciosas “decisiones dolorosas” de este gobierno, están matando a personas
inocentes, generan tristeza, sufrimiento y desesperación en la mayoría de la
población, dejando sin futuro a una juventud desesperada, cuya única opción es
la emigración a países enriquecidos o acabar ejerciendo la prostitución en los macro
casinos, que se tiene previsto montar en pocos años en ciudades como Madrid.
 
Los organismos
internacionales, incluso algunos de marcado carácter ultraconservador, predicen
que en los próximos diez años más del 50% del pueblo español vivirá en la
absoluta pobreza, que comenzarán a producirse muertes por hambre y un aumento
incalculable de suicidios por razones económicas. Los 159 desahucios diarios se
multiplicarán de forma espectacular en poco tiempo y la degradación social, la
marginación y el empobrecimiento generalizado tendrán dramáticas consecuencias.
 
A este gobierno de
Rajoy y a otros de la Unión Europea se les está viendo claramente el plumero,
se observa como adaptan milimétricamente sus estados al nuevo orden social internacional
(dictadura mundial), donde una minoría privilegiada con apellidos conocidos:
Cospedal, Aznar, Botella, Botín, Soria, De Guindos, Wert, Matos, Barberá,
Camps, Díaz Ferrán, Mayor Oreja, Borbón, Aguirre, por nombrar solo algunos, serán
los negreros de millones de trabajadores empobrecidos, esclavos de un sistema
asesino. Ya no les vale la Constitución, las leyes laborales, ni siquiera el
propio Código Penal o la legislación europea, sino que construyen el nuevo
sistema, su propio sistema, hecho a la medida de sus negocios, de sus fortunas
millonarias construidas a base de explotación y miseria.
 
Cambian la sociedad,
para instaurar su nuevo régimen, al que llaman “modelo de crecimiento”, con el
objetivo de mantener la lacra del capitalismo como sistema criminal,
explotador, destructor de la Madre Tierra y de todos los seres que la habitan.
 
Nos invitan desde
sus esperpénticos gobiernos e instituciones supranacionales a empobrecernos, a
someternos a sus dictados, a vivir en la miseria, a que nuestros
hijos no tengan futuro, a bajarnos los salarios, a condenarnos a un desempleo
permanente. Nos exigen deshacernos de la sanidad, de la educación, de los
servicios sociales, nos condenan a un hambre inminente, a vivir arrodillados,
mientras ellos se enriquecen y evaden capitales millonarios a sus particulares paraisos, donde esconden el dinero que nos roban. 

 
¿Vamos a
permitirlo? ¿Vamos a conformarnos? ¿O vamos a luchar hasta las últimas
consecuencias?
 
Ya no valen medias
tintas o lo hacemos ahora o no lo haremos nunca, de lo contrario cuando
queramos organizarnos ya será tarde.
 
Existen
alternativas, ya lo estamos viendo en Islandia, donde tras su revolución están
encarcelando, por mucho menos que en el estado español, a banqueros y
gobernantes corruptos, donde su economía está saliendo del pozo y se está
generando esperanza, trabajo y riqueza para todos y todas.
 
¡Despertemos YA! o
jamás sobreviviremos a esta pesadilla.
 
 
No vencerán nunca nuestra esperanza, eso nos hace invencibles
Síguenos y comparte:
error9
Tweet 20
fb-share-icon20