29 noviembre 2020

Multas millonarias por un pizco yerba, paseos en yates de narcos y dinero negro

Un poco de hachís o un porrito de marihuana en el
bolsillo para consumo propio, supondrá con la ultraderechista nueva Ley de Seguridad
Ciudadana, multas que oscilarán entre los 1.001 y los 30.000 euros. Una
normativa que hará estragos en los bolsillos de cualquiera que le apetezca
fumarse libremente un buen cigarro de la risa. El reaccionarismo del gobierno
español, de sus asesores de la podrida Iglesia Católica, les hace llegar a extremos
que rozan el fascismo, jodiendo la libertad de elección, lo que cada persona
quiera hacer con su cuerpo sin molestar a nadie.
 
En cambio no controlarán al gran narcotraficante con
presuntos contactos en las más altas esferas de un estado que apesta, donde
multimillonarios empresarios, politiquillos del sobre marrón, constructores y
otros donantes inscritos en los papeles del “puto amo”, que ahora “descansa”
por un tiempo en Soto del Real, antes de volver a disfrutar del lado más bestia
de la vida, enterrado en millones saqueados junto a su partido al pueblo
trabajador, a la sanidad, a la educación pública, al dinero de los
pensionistas, los desempleados y las personas dependientes, que mueren
desamparadas y abandonadas a su suerte.
 
La coca que se esnifa en los parlamentos y otras
cuevas de Alí Babá no se controla, ni se analizarán sus baños, como han hecho
en el Reino Unido, detectando altos índices de esta droga en las meadas y
cagadas de los señores diputados, “mejor dejar las cosas como están” diría el
ultraderechista ministro del OPUS, por miedo a que el pueblo descubra lo que hay
detrás de una degenerada y corrupta casta política.
 
El pato como siempre lo pagará el humilde, las
mujeres y hombres que sufren los recortes y abusos de poder de esta morralla, ciudadanos/as
que por llevar un pizco de yerba serán puesto contra la pared y registrados por
los violentos esbirros, para luego ser sancionados con multas millonarias que
en su mayoría no podrán pagar, sufriendo el embargo de sus raquíticas cuentas
corrientes o sus exiguos patrimonios.
 
Las fotos de altos cargos del régimen español en
yates de narcotraficantes, no parecen tener importancia para los legisladores,
jueces y policías. Esto no se investiga, ni se tira de la manta de la
financiación ilegal de ciertos partidos políticos, de la procedencia de gran
parte de ese dinero negro.
 
Unas blanqueadas narices parecen brillar tabicadas de pelotazos,
hipocresía y nuevas falacias, que la “Brunete Mediática” se encarga de ocultar,
tergiversar, criminalizando a los que consideran “perros/as flautas”, “radicales”
o “terroristas” por defender derechos constitucionales, mientras muchos
ladrones de guante blanco preparan sus enormes rayas, se ponen hasta el culo de
polvo blanco financiado con dinero público robado.
 

Síguenos y comparte:
error17
Tweet 20
fb-share-icon20