29 septiembre 2020

Rodríguez Zaragoza y sus «juegos» miserables

El
sufrimiento de quienes tienen que dejar su tierra para buscarse la vida en
otros países, no parece ser problema para el ínclito viceconsejero
de Acción Exterior del Gobierno de Canarias, Pedro Rodríguez Zaragoza. Su pelotuda
y vergonzosa forma de actuar lo lleva a cometer otra de sus esperpénticas sandeces,
una auténtica exaltación a la estupidez humana, al ser pillado jugando al
solitario en el pleno del Consejo General de Ciudadanía Española en el Exterior
celebrado en Madrid.
Este
órgano que asesora al Gobierno del Estado sobre cuestiones de emigración y
además está adscrito al Ministerio de Empleo y Seguridad Social, no es
importante para el señor Zaragoza, prefirió ocupar el tiempo de la reunión
jugando apasionadamente con su tableta cual chiquillaje ocioso, importándole un
carajo la problemática de las personas que en su mayoría se van de Canarias y
otros puntos de España huyendo de un régimen que les condena al desempleo, el
hambre y la miseria.
Se
lo pasó genial Zaragoza según se ve en las grabaciones, incluso se permitió chascarillos
y bromas con otras de las participantes, como si las intervenciones y debates
no fueran con su rollito y sus pronunciados bigotes, descojonado en plena
juerga mientras le pagamos con nuestros impuestos miles de euros en sueldos,
dietas, hoteles de lujo, restaurantes caros y viajes en primera clase.
Este
tipo que lleva muchos años ocupando todo tipo de cargos de designación política
de forma encadenada y consecutiva, desde la primera etapa en el Gobierno de
Canarias del presidente Manuel Hermoso, ha avergonzado a las millones de
personas que hemos visto en TV dicha grabación.
Él
peculiar figura se ríe en la cara de los canarios y canarias de dentro y de
fuera de esta tierra masacrada por corruptas políticas neoliberales, donde uno
de cada tres niños sufre malnutrición según datos de Unicef y Save The
Children, con todo tipo de siniestros récords en desempleo, familias sin
ingresos, suicidios por motivos económicos, cientos de miles de personas que
sobreviven en la exclusión social, mendigando ayudas sociales y comida en los
bancos de alimentos.
Pero
claro, como todas las aberraciones de esta vergonzosa banda del coche oficial y
el pelotazo fácil, esto se soluciona pidiendo perdón públicamente, igual que
hizo el rey mata elefantes, junto a miles de sinvergüenzas que están
destrozando la vida y el futuro de millones de ciudadanos en todo el estado
español.
La
palabra “dimisión” parece que no existe en los diccionarios de quienes viven
del cuento de la política y el abuso, nadie toma medidas porque también son cómplices
de los “jueguitos” y zarandajas de sus coleguitas



¿Cual
será la siguiente machangada de estos vividores?



http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

Síguenos y comparte:
error11
Tweet 20
fb-share-icon20