20 septiembre 2020

Seguiremos muriendo como vivimos, nadie nos podrá parar

Cuesta sobrellevar
la infinita tristeza que te genera que hasta desde sectores de la “izquierda” políticamente
correcta, cortesana y “constitucional”, se boicotee y se trate de ridiculizar el
trabajo de unas familias por la memoria, la lucha contra el fascismo, por la
reparación histórica de las cientos de miles de víctimas del franquismo en todo
el estado español.
 
Cuando es la
derecha que gobierna en el régimen borbónico se entiende que nos machaquen, que
nos criminalicen, que nos traten de pisotear. Uno se espera de todo, es normal,
son los herederos directos de la dictadura y llevan en sus genes la maldad, el
terror, el abuso de poder, que condenó a millones de familias como la nuestra a
quedarse sin nada, a contemplar la muerte de los familiares, el robo de
propiedades, las detenciones de nuestros padres y hermanos/as, la tortura, los
coches de “la secreta” cada mañana en las puertas de nuestras casas cuando de
niños/as íbamos al colegio.
 
Resulta cuanto
menos surrealista que personajes con carné de una organización política que se
presenta como alternativa al sistema del robo y la corrupción, actúen de forma
tan vergonzosa contra unas familias que todo lo que hemos conseguido ha sido
con esfuerzo titánico, buscándonos la ruina en nuestros trabajos, gastando
nuestro escaso dinero en viajes, en campañas para que recuperando memoria la
democracia de verdad, la libertad, la justicia del pueblo lleguen por fin a las vidas de millones de
personas.
 
Sea como sea no
entendemos, no podemos asimilar que no se respeten nuestras decisiones, que si
decidimos romper una negociación con quien sea y en las circunstancias que
sean, ese sea nuestro problema, nuestra postura, nuestra decisión. Nadie puede tratar
de manipular lo que sentimos, lo que llevamos dentro en años de lucha, de
sufrimiento en los ojos de nuestros viejos, de nuestras viejas, que vieron como
mataban a sus padres, como asesinaban a un niño de solo 4 meses delante de sus
narices.
 
Por todo esto
seguimos y seguiremos siempre sin ningún rencor, hace tiempo que luchamos sin
odio, eso nos diferencia de los asesinos fascistas, de los arribistas que
tratan de agarrarse a nuestro carro libertario para sacar lo que ellos
consideran “tajadas electorales”.
 
No podemos
sentirnos derrotados, nos esperan estos días en el Consulado de la República
Argentina, parece que la democracia habita a miles de km de nuestros humildes hogares,
la justicia no circula por las venas enfermas de un estado corrupto.
 
Como si fuera poco
tener que lidiar con los criminales, con sus herederos directos que ahora
ocupan cargos públicos y siguen manejando lo que el genocida dejó “atado y bien
atado”, tenemos que estar perdiendo tiempo en aguantar sandeces de
revolucionarios de salón comedor, los que agitan pañuelos a la tropa solar
tomando ron cubano, emulando al Che en sus diatribas de viernes por la noche,
medio borrachos en cualquiera de los bares que los acogen y les dan refugio.
 
Señores por favor,
nuestra lucha es humilde, pero importante y estamos dispuestos/as a seguir
equivocándonos,  tropezando con los obstáculos
que la gentuza nos pone en el camino hasta la victoria.
 
Todavía tienen
tiempo de reconsiderar tanta basura, tanta mierda si es que les quedan
dirigentes que sepan mirar hacia el futuro, con la suficiente humildad y la formación
revolucionaria que merece un pueblo destrozado, humillado, masacrado por
ladrones disfrazados de demócratas.
 
¡Déjennos en paz!
 
(*) Francisco González Tejera, es miembro de la
Plataforma de Familiares de Fusilados de San Lorenzo (Gran Canaria), nieto del sindicalista
asesinado por el franquismo Francisco González Santana.
 
 
Familiares de los Fusilados de San Lorenzo junto a su monumento en Tamaraceite
Síguenos y comparte:
error9
Tweet 20
fb-share-icon20