22 septiembre 2020

Siempre es 29 de marzo

Fue el 29 de marzo de 1937 a las cuatro de la tarde
cuando los fusilaron, antes ya habían desaparecido a casi una veintena de
hombres de Tamaraceite y otros barrios de San Lorenzo en Gran Canaria.

Setenta y nueve años después este daño sigue sin ser
reparado, catorce desaparecidos, cinco fusilados, el alcalde de San Lorenzo,
Juan Santana Vega, mi abuelo Francisco González Santana, junto al resto de
camaradas y compañeros masacrados por los fascistas.

No hay homenaje ni monumento que pueda reparar tanto
dolor, solo sacar sus huesos, compartir, difundir sus ideas, su memoria
invencible para que las generaciones futuras aprendan donde sobrevive la
dignidad.

Sigo sin entender cómo pueden existir personas que
frivolizan, que viven del cuento de la dignificación, que piden disculpas antes
de hablar de reparación, de verdad, de justicia, con un triste discurso basado
en la puta reconciliación nacional, en la basura de la transición o “punto
final” con la posterior Ley de Amnistía, la que dejó libres de toda culpa a miles
de policías, militares torturadores, ministros y cargos públicos facciosos, con
las manos manchadas de la sangre de cientos de miles de asesinatos.

Ahora tantos años después sus huesos siguen
enterrados en una fosa común del cementerio de Las Palmas en esta “moderna”
España, europea España, donde millones de niños y niñas pasan hambre, miles de
familias son desahuciadas de sus casas cada mes para beneficio exclusivo de banqueros
y usureros. La España de la corrupción política, de la persecución de las
ideas, de los suicidios masivos por motivos económicos, más de 25.000 en los últimos
cuatro años de gobierno del neoliberal y sinvergüenza presidente Rajoy.

¿Cómo es posible que tantos héroes y heroínas de la
libertad y la democracia sigan enterrados en fosas comunes, cunetas, pozos o
simas volcánicas a estas alturas de siglo?

¿Cómo puede ser que sus asesinos, vivos o muertos,
no hayan sido juzgados, condenados, encarcelados o simplemente catalogados en
la historia como brutales criminales de lesa humanidad?

A las familias de las víctimas, a la gente de bien
de verdad, la que lucha por la libertad y los derechos civiles, se nos cae la
cara de vergüenza ajena. Jamás habrá homenajes suficientes para calmar tanto
dolor, para cerrar unas heridas tan profundas como profunda es la hipocresía de
los sucesivos gobiernos españoles, los que han ignorado, tapado premeditadamente
el genocidio fascista en Canarias, en España durante estos años de vergonzosa y
dudosa “democracia”.

Este 29 de marzo de 2016 para algunos, para algunas,
será también de lucha, como el resto del año, jamás de hipocresía, esa falsedad
que se palpa sin mirar, que se percibe en los rostros de quienes se siguen
burlando de la memoria, que han puesto pegas, todo tipo de trabas, para algo tanto
sencillo y digno como facilitar una sepultura digna.

Ahí estaremos un año más, resistiendo, batallando
hasta el final, recogiendo semillas de libertad, sembrando para el futuro,
firmes en nuestros principios, sin renegar jamás del heroico legado que nos
dejaron tantas personas nobles y buenas, que siguen con nosotros, con nosotras,
aquellas que sustentan los cimientos de nuestra esperanza.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Síguenos y comparte:
error9
Tweet 20
fb-share-icon20