1 octubre 2020

Tributo de sal

Lo
primero que hicieron los falangistas fue arrancarle el niño de los brazos a
María Pilar Carreño, Tomasito no dejaba de llorar, su madre gritaba que por
favor se lo dejaran, que la tiraran a la Marfea con su bebé, en el mismo saco,
con las mismas piedras, atado con las mismas sogas de pitera, que los dejaran
ahogarse juntos, abrazados en las frías aguas del Atlántico.

-¿Qué
será de ti mi niño querido? –Aullaba Pili- anarquista y esposa de Tomás Cillero
el sindicalista burgalés de la CNT, detenido en el barrio de Arenales,
torturado en la comisaría de la calle Luis Antúnez y desaparecido, seguramente
también arrojado al mar, quizá al abismo de la sima de Jinámar, en cualquier
pozo perdido de la desolada y triste isla de Gran Canaria del año 36.

Los
fascistas seguían su ritual siniestro, eran todos hombres menos Pilar, los
bajaban del camión, les amarraban las piernas, los metían en los fardos de
plátanos cedidos por lo terratenientes agrícolas, introducían las piedras y los
colocaban en fila de a dos, para ir arrojándolos al abismo uno a uno, mientras
tomaban ron de caña, el de La Aldea era el preferido, fumando tabaco Virginio,
entre las risas de los jefes requetés, de los millonarios caciques y de Don
Juan, el cura de Telde, que pistola al cinto daba la bendición a quienes iban a
morir.

Volaban
hacia el mar los sacos, el niño lloraba, berreaba, también aullaba porque lo
veía todo, sabía en que saco estaba su madre, la escuchaba gritar mientras los
falanges la apaleaban:

-¡Cállate
de una vez jodía puta! Que vas a despertar a toda la gente de San Cristóbal.
–Le decía Antonio Benítez de Lugo- otro hijo de la nobleza isleña entregado a
la criminal tarea del genocidio.

Dos
monjas recogieron al niño, lo metieron en un coche negro y se lo llevaron, Pilar
dejó de escuchar su llanto, en el momento en que sintió como la levantaban del
suelo, avanzaban varios metros y la tiraban desde el risco hacia el océano,
todo fue muy rápido, en un instante notó el agua salada, los ojos se le
irritaron, le picaban mucho por la sal, se hundió hasta el fondo, para ser
arrastrada brutalmente por la corriente mar adentro, cuando se dejó llevar,
abrió la boca y el agua inundó sus pulmones, murió enseguida, una muerte amarga
sin su pequeñín, pensando en lo que le harían, a quien se lo venderían.

En
menos de media hora no quedó nadie, los tiraron a todos, más de de cincuenta
hombres y la pobre Pili.

Los
esbirros recogieron parsimoniosamente los sacos restantes y las cuerdas,
Eufemiano brindaba con Ezequiel Betancor y los hijos del Conde de la Vega,
medio borrachos se metieron en los camiones.

-Mañana
más, grito el capitán Soria. –Mientras partían entre risas y cánticos
facciosos-

Abajo el líquido elemento
hacía bien su trabajo, no se veía a nadie flotando, solo la inmensidad del
horizonte, por donde salía un sol rojo como la sangre, olía a flores
silvestres, era como si no hubiera pasado nada, una normalidad que atemorizaba
a las escasas gaviotas que revoloteaban los negros acantilados.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Acantilados de la Marfea. (ALEJANDRO RAMOS)
Síguenos y comparte:
error12
Tweet 20
fb-share-icon20