27 noviembre 2022

El lenguaje de las miradas

Imagen tomada de la red

 “Hoy día somos nosotros, los seres humanos, los culpables de que haya cada vez más especies en peligro de extinción”.

Jane Goodall

Recuerdo de mi infancia las visitas a este espacio del horror en el Parque Doramas de mi ciudad, donde seres inteligentes como el chimpancé Felipe vivían en condiciones deplorables: jaulas minúsculas, estanques con agua sucia para peces y tortugas, habitáculos inadecuados para que tuvieran unas mínimas condiciones de bienestar y calidad de vida.

La mirada de tristeza de este Gran Simio, especie que solo tiene un cromosoma menos que el ser humano, se me quedó grabada para siempre en lo profundo del alma, también los ojos llorosos del oso que casi no podía moverse en apenas dos metros cuadrados y que abría la boca si te acercabas esperando algo de comida.

Hoy en día aunque se haya avanzado en los derechos de los animales no humanos se siguen cometiendo auténticas atrocidades.

Son también habitantes de la Tierra, no costaría tanto dejarles vivir en paz y libertad, tan solo empezar por cambiar hábitos de vida como el consumo de ciertos productos, evitar por todos los medios comprar unas entradas para un acuario, delfinario, orcario o zoológico.