6 febrero 2023

La niña de la botella

Foto de La Provincia DLP

«Los tiraban acribillados al fondo de la fosa común, la sangre se mezclaba con la tierra en una especie de barro rojo ante la mirada de falangistas de Las Palmas que parecían celebrar el exterminio».

Esteban Rochar García

¿Qué extraño gesto de amor ocultará la niña de la botella entre las piernas en la mini cata realizada en la Navidad de 2018 en la fosa común del cementerio de Las Palmas?

La práctica funeraria habitual en muchos enterramientos del genocidio fascista en toda España, no fue tenida en cuenta por quienes decidieron tras tener a las familias un año engañadas, rentabilizando en la prensa la escenificación de una mentira, optaron al final incomprensiblemente por volver a enterrarla, no excavar toda la fosa, que no se supiera jamás su secreto.

El tapón roto hizo que el papel con sus datos se desintegrara en el tiempo ¿Cuánto hubiera cambiado todo de revelarse su identidad?

Cabildo y Ayuntamiento de LPGC consideraron que era mejor que este espacio del horror fascista siga tapado, ocultado al conjunto de la sociedad, que cada crimen ejecutado se pierda en la memoria.

La niña de la botella sigue ahí en silencio, al igual que sesenta hombres más acribillados por las balas del pelotón, mirando con las cuencas vacías como el fascismo sigue más vivo que nunca en el poder político de la isla.

Un día feliz se hará justicia, estoy seguro.