16 octubre 2021

La Manada y la absoluta pestilencia nacional

No contentos con la jugosa sentencia de su admirada Manada, en un par de meses libres oeeoeoeoee, el régimen español moviliza a su tropa mediática del “Todo es ETA”, del ¡A por ellos! Tocan a rebato para seguir criminalizando, violentando la intimidad, la vida privada de la chica víctima de esta jauría paleta y fascista, causante de tanto dolor, culpables de haber arruinado la vida de una mujer de 18 años.
 
Parte de la Falsimedia falangista, requeté, torera, sotánica y tricornica, publica estos días fotos, la universidad en la que estudia, la carrera que cursa y el barrio en el que vive, hasta el pasado viernes en un programa de tv de máxima audiencia se pudo ver con gafas de sol negras al padre del monstruo conocido como “El Prenda”, hablaba de un estadio de fútbol muy conocido de Madrid, donde afirmaba contundente que enfrente vivía la culpable de todo, la joven violada por esta banda de psicópatas.
 
¿Quién da más en esta vergüenza internacional de país o lo que coño sea?
 
Esto solo puede suceder en esta España cañí de corrupción política generalizada, hambre infantil, desempleo, miseria, exclusión social, donde para cierta gente tiene más valor una banderita franquista tricolor en un balcón o un himno sin letra, que todo un pueblo pueda vivir dignamente, con derechos sociales, con calidad de vida, con la felicidad y la tranquilidad de saberse miembros de una sociedad civilizada, moderna, educada, igualitaria, culta y respetuosa con todas las ideas y creencias.
 
Por eso tengo claro que como gritaban en Madrid miles de mujeres y hombres de la marea violeta en el acto cívico-militar del 2 de mayo, qué no es casualidad que uno sea militar, que otro guardia civil, aunque no todos sean tal vez como estos cachos de carne con ojos, solo faltó un cura depravado de los de misas a Franco y pederastia compulsiva, tal vez ese psiquiatra del OPUS que dicen que presuntamente organizó lo de Alcasser, cualquier otro pedazo de cabrón, para completar el puzle de la absoluta pestilencia nacional católica española.
 
Esta es la imagen que se está dando al mundo, he visto y leído medios internacionales estos últimos días y se percibe estupefacción, asombro, tristeza de hasta donde pueden llegar los regidores de este país saqueado, humillado, desvalijado, como cada poder fáctico de yugos y flechas ejerce de matrona de un estado fallido, franquista, podrido, con la mierda hasta el cuello, en una farsa en toda regla a la que siguen llamando “democracia”.