27 octubre 2021

La fiesta de los toletes

Imagen de la red.

El rostro tétrico de los Borbones se puede ver en cualquier plaza de toros, amigos de la tortura animal, pasean su acusada fealdad de plaza en plaza, de coctel en coctel, de banquete en banquete siempre a costa del dinero de la sanidad, de la educación, de los servicios sociales públicos. 
 
Esto es España, la imagen lo dice todo, los caretos enrazados durante cientos de años de tiranía, consanguinidad y otras mezclas innombrables en este triste rincón del mundo, de corrupción absoluta, tal como dijo Valle Inclán sobre el abuelo del “Mataelefantes”, “los españoles no echaron al último de los Borbones, Alfonso XIII, no por rey sino por ladrón”.
 
Amigos de la sangre no se pierden una corrida de toros, hasta el tolete, Froilán de Todos los Santos, ejerce de padrino del maltrato animal entre juerga y juerga pagada con el dinero de nuestros impuestos.
 
Esto es España no cabe duda, la España cañí de legionarios, toreros, Cristos de la Buena Muerte, Vírgenes condecoradas, tricornios, curas, sotanas, pederastia, puteríos, rayas gürtelianas y otros fiestorros, la miseria del pueblo importa una mierda, los más de cinco millones de niños con hambre, las cientos de miles de personas enfermas en los pasillos de cualquier hospital público, preparadas si son mayores para ser derivadas a cualquier centro sanitario privado de la mafia a cambio de sobres, maletines y prebendas.
 
Yo soy español, español, español… Siguen gritando algunos, mientras ensalzan el odio contra el pueblo de Catalunya, contra cualquier pueblo o persona de bien que ejerza la defensa de un cambio social que acabe para siempre con toda esta escoria.