27 septiembre 2020

Dibujo de Castelao "Os mártires serán santos"

Era imposible pensar que podían ser capaces de algo tan terrible, eran obreros como nosotros los que habían disparado a quema ropa en la cabeza de los muchachos de Tazacorte, los que los remataban en el suelo entre carcajadas y tragos de ron.

Esteban Núñez De Paz

«(…) Según nos bajaron del camión nos daban leña con los latigos y culatazos con los máuser, yo perdí el sentido al segundo golpe en la cabeza, nunca supe como llegué a las tiendas de campaña del campo de La Isleta, todavía no nos habíamos acomodado cuando se llevaron a dos de los muchachos detrás de la montaña y se oyeron los disparos, todos quedamos paralizados, nunca pensamos que fueran capaces de matar de esa forma, ya no supimos más de Anselmo y Salvador, se decía que a los que no fusilaban con pelotón tras Consejo de Guerra los metían en las cuevas volcánicas de la zona militar, allí quedaron muchos camaradas destrozados por la tortura y por las balas. El teniente Lázaro encabezaba cada matanza junto a jefes de Falange como el cabo Barber, Francisco Rubio, el sargento Samper o Damián Lozano. Yo cuando mataron a mi hermano Roberto estaba muy enfermo de tuberculosis, no paraba de toser y echar sangre por la boca medio dormido, solo lo vi cuando lo sacaban del grupo que estaba cargando piedras muy pesadas de un lado a otro del patio, se lo llevaron junto a Pedro Plasencia un jornalero de Tenerife, los mataron por matar, porque ellos no eran cuadros del Partido, no tenían mucha información que dar en las torturas, pero por lo visto habían perdido alguna batalla en la península y cada vez que pasaba eso se volvían locos, la pagaban con nosotros. Siempre he querido saber donde enterraron a mi hermano, donde metieron sus restos, mi madre se murió con la esperanza de poder enterrarlo, pero todo se quedo en nada, ya sabes que las autoridades canarias y españolas, aunque digan que estamos en democracia, no han querido nunca sacar a los nuestros de las fosas comunes, siguen protegiendo a los asesinos de nuestro pueblo…»

Testimonio de Santiago Dorta Marrero , entrevista realizada en la Villa de Mazo (La Palma) el 9 de marzo de 2002.

Síguenos y comparte:
error11
Tweet 20
fb-share-icon20