23 octubre 2020

La memoria de Diego siempre viva (2)

Foto tomada por el director de cine Carlos Reyes Lima para la producción «La memoria interior, los fusilados de San Lorenzo». De izquierda a derecha Diego, su nieta Famara, su esposa Lola Tejera y su amigo y camarada Domingo Valencia, durante el rodaje del documental en la Casa de la Cultura de Tamaraceite.

«(…) A mi tía Rosa García se la llevaron la noche siguiente al asesinato de mi hermano el bebé Braulio, era día de Navidad, ya la habían violado la semana anterior en el Camino Viejo los falangistas cuando venía de trabajar en los tomateros de los Naranjo, en el Cuartelillo la raparon y le hicieron tragar aceite de ricino, parece que la amarraron desnuda a las rejas y allí la tuvieron tres días y tres noches para darse gusto los jefes de Falange y los de la Guardia Civil, el día de Año Nuevo del 36 la hicieron desfilar junto a cinco mujeres rapadas más por Tamaraceite, todas estaban llenas de golpes y magulladuras, dejaban un rastro de gotas de sangre, las obligaban a patadas y culatazos a decir ¡Arriba España! ¡Viva Franco!
Rosa se tambaleaba por la fatiga, mis hermanos y yo no pudimos hacer nada porque nos podían pegar los hombres de azul, ella nunca quiso casarse, ni tuvo novios, se dedicó a leer muchos libros que yo no entendía, hablaba poco, jugaba con nosotros, siempre nos cuidaba hasta que fusilaron a tu abuelo y nos llevaron a la fuerza a la Casa del Niño…»
Extracto de la entrevista a mi padre Diego González García el 12 de marzo de 1998.
Síguenos y comparte:
error13
Tweet 20
fb-share-icon20