27 noviembre 2022

La Virgen de la Candelaria está con el Puertito de Adeje

«La naturaleza no es un lugar para visitar. Es el hogar».

Gary Sherman Snyder, poeta y activista estadounidense

A sus excelencias vestidas con sus mejores galas, medallas y cruces no les gustó nada, se les vio en sus caras de asco, que un grupo de activistas desplegaran una pancarta pidiendo a la Virgen de Candelaria por la protección de El Puertito de Adeje.

Acostumbrados como están a su conchabeo con curas y militares en casposos actos religiosos ¿Qué fue de aquel artículo de la Constitución que habla no se qué de un estado laico?

Los prebostes se molestan porque el pueblo se exprese en libertad, consideran que les joden su medieval acto de contrición ante su imagen vestida con ropajes de oro y diamantes, una representación simbólica de su adoración por el dinero, su vergonzoso y alto nivel de vida mientras millones de familias no llegan a fin de mes.

Sin embargo sus señorías no se inmutan ante las excavadoras destruyendo yacimientos arqueológicos y flora protegida en Cuna del Alma, se persignan, rezan un padrenuestro, se cuadran ante los eructos-arengas del militar chusquero de turno.

Habrá que verlos en septiembre en su otra orgía de fervor devoto en Teror con la Virgen del Pino, donde de nuevo el hedor a franquismo mezclado con hipocresía y codicia inundará las calles empedradas del bello municipio. Ojalá haya otra acción ecologista, para pedir a la Santa Madre que esos encorbatados millonarios no revienten también con dinamita y tractores el sagrado Barranco de Arguineguín.

¡Amén!