27 noviembre 2022

Obreros a las órdenes del poder

«Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder.»

Abraham Lincoln

Ver a obreros uniformados, encapuchados, insultando, empujando, agrediendo con porras, alicates, martillos y barras de hierro a personas pacíficas y desarmadas que defienden un patrimonio de la humanidad, me trae a la memoria aquel julio del 36 donde se inicio el genocidio más grande y brutal de la historia de Canarias junto al indígena de la invasión criminal castellana. No me entra en la cabeza que tipos explotados, que ganan una miseria de sueldo, se erijan en sicarios de los poderes económicos especulativos.

¿Qué le dirán a sus hijos al volver a casa? ¿El número de “perroflautas” apaleados? ¿Cuántos móviles rompieron? ¿A cuantas muchachas lanzaron contra el suelo agarradas violentamente por el cuello?

Los pibes les mirarán seguramente sin entender nada, posiblemente más de uno será testigo silencioso del maltrato de algunas de sus madres cuando papá llega jarto de vino del sucio guachinche de la esquina.

Siento una gran decepción con la especie humana. Menos mal que existen los que no tienen nada que perder.