24 septiembre 2020

Paterna en el corazón

Con profunda admiración y la piel erizada asistí en la distancia este domingo 1 de marzo al acto de entrega a las familias de parte de los restos de la fosa 22 del cementerio de Paterna. Como familiar directo de varias personas asesinadas en Gran Canaria me ha alegrado inmensamente este nuevo paso hacia la justicia y la reparación, este nuevo punto de inflexión con las cientos de miles de personas que aún continúan en fosas comunes y cunetas en todo el estado español. Se me llenan los ojos de lagrimas y el corazón me tiembla de emoción al ver como una de las hijas de Felipe Carreres abraza con tanto amor esa cajita repleta de huesos, huesos que como dice la canción de Pedro Guerra «no son a simple vista solo huesos, desvencijados huesos», son algo más, son reflejos de amor eterno, de ternura revolucionaria, una herencia de lucha implacable contra el fascismo, son ideas recuperadas, ansias por construir un mundo mejor, más igualitario y justo .

Hay amigos que me han escrito estos días en las redes con pena dándome ánimos sobre la fosa común donde aún sigue mi gente en el cementerio de Las Palmas, yo lo acojo con cariño, con alegría, jamás perderé la ilusión de poder también abrazar y mojar con mis lagrimas la madera del cariño.

La imagen de esta señora acariciando y besando la inmensa dignidad que contiene ese pequeño ataúd estremece el alma, demuestra que es muy necesario sacar cada resto, cada hueso de cada rincón de España, no valen excusas, no vale decir que igual debajo de esa tierra no hay nada, hay que abrir, hay que cavar profundo, sacar el barro del olvido, descartar la mínima posibilidad de recuperar a quienes fueron asesinados por defender la libertad y la democracia verdadera.

Un abrazo fraterno a todas las familias con muertos en Paterna, mi reconocimiento, mi homenaje con el corazón repleto de banderas a las miles de personas fusiladas en el «Paredón de España».

¡Salud y República!

Síguenos y comparte:
error9
Tweet 20
fb-share-icon20