29 septiembre 2020

Peculiaridades vergonzosas del político canario

Furtivos cazados por la Guardia Civil en el islote de Alegranza en septiembre de 2015.

Vienen a representar desde la «izquierda» vendida a la derecha franquista los intereses de la Patronal turística y de la construcción, son mayordomos del poder económico, sus palanganas dan para mucho.

En estos tiempos de pandemia se les ha visto del todo el plumero, da igual quienes puedan morir si son obreras y obreros, gentes de los barrios y pueblos más empobrecidos de Canarias, ellos tienen acceso a los test para el Coronavirus, sus familias están tranquilas, tienen todos los contactos en los hospitales privados y públicos para ser atendidos con privilegio sobre el resto de la ciudadanía de las islas.

Este perfil tan peculiar del político canario se remonta a los tiempos del genocidio sobre los pueblos originarios, cuando tras la victoria en una guerra de conquista desigual contra comunidades que estaban en la edad de piedra, se colocaron una serie de familias como dueños y señores de todo el territorio insular, de las mejores tierras de cultivo, del agua, de las escasas riquezas naturales, de los mejores espacios con árboles y vistas para construir sus mansiones.

Esto ha cambiado poco o nada, en el siguiente genocidio con más de 3.000 asesinados también estaban los mismos apellidos, en ese instante de la historia al lado del fascismo más criminal, el que asesinó impunemente en una zona de España donde no hubo confrontación armada, solo muertos de un bando, el republicano que fueron masacrados y arrojados a pozos, a simas volcánicas, al mar, a cunetas y fosas comunes inmundas por toda la geografía insular tras el golpe de estado fascista del 36.

La personalidad caciquil y soberbia del político canario le viene de casta como a los pobres y maltratados galgos, una casta que ha sembrado las islas de corrupción política, la zona del estado con más procesos judiciales abiertos por las actividades delictivas de cargos públicos y empresarios.

Lanzarote es la isla donde se baten récords de escándalos, pero cada isla tiene los suyos y el pueblo lo sabe, pero les siguen votando, en una especie de «más vale malo conocido que malo por conocer».

En la imagen que preside esta reflexión los vemos en la isla de Alegranza, es la flor y nata de la política y la alta sociedad conejera en un banquete de pollitos de pardela, una especie de avifauna protegida que sacan con ganchos muy afilados de hierro de sus nidos destrozándolas para luego devorarlas en su surrealista banquete de tiranos, acompañado siempre de sus vinos reserva, su cerveza y otros presuntos «estimulantes».

Este caso llegó a los tribunales gracias a la denuncia de un agente de medioambiente y de una miembro del Seprona, donde además se apreciaron durante la vista judicial vinculos con el narcotráfico en más de uno de los que aparecen en esa foto. El trapicheo de hachis y cocaína es de lo más habitual y llega mayoritariamente por mar a estas islas, de ahí el vinculo que nadie se atreve por miedo a decir de ciertos empresarios y políticos canarios con el negocio de las drogas.

En estos meses hemos podido comprobar su vergonzosa complicidad con las patronales isleñas, como el propio presidente autonómico, Ángel Víctor Torres, está encabezando toda una campaña para el desconfinamiento masivo y express de la sociedad canaria, queriendo sacar a todo el mundo a las calles sin que se hayan realizado los preceptivos test del Covid19, obedeciendo a rajatabla lo que le marcan sus amos, los dueños de los hoteles y las retroexcavadoras.

Torres y su asesor científico un tal Serra exigen con soberbia al gobierno central la autorización inmediata para que las personas mayores salgan ya a las calles sin ningún tipo de control, en distintos horarios junto a los niños y resto de población, plantean también cual hooligans desaforados del desconfinamiento que abran ya los bares, los comercios, los hoteles, afirmando públicamente la Consejera de Turismo Yaiza Castilla que antes de finalizar 2020 van a meter en Canarias a cinco millones de turistas.

Todo esto sin que haya salido la vacuna a nivel mundial, sin que se sepa exactamente la evolución de una enfermedad desconocida para la humanidad y la ciencia, pero da igual, Canarias será laboratorio pase lo que pase a su población para lo que ellos llaman «recuperación de la planta alojativa». Vergonzoso.

Este ejemplo tan actual sirve para conocer más a fondo la peculiar forma de actuar de los políticos de esta tierra, los culpables de que Canarias mucho antes de la pandemia ya batiera récords europeos en exclusión social, hambre infantil, familias sin ingresos, desempleo, miseria, desahucios, suicidios por motivos económicos, donde somos segundos tras Andalucía.

Ellos y no nuestro pueblo trabajador son los culpables de la actual situación económica de las Islas Canarias, ellos con sus políticas neoliberales y corruptas han destrozado nuestra economía, nuestra tierra y su riqueza natural, permitiendo la construcción de todo tipo de macrohoteles y apartamentos en playas vírgenes, en zonas de una riqueza natural única en el planeta. Ellos son los que tienen que dar salida a la miseria de nuestro pueblo con alternativas viables y participativas, no exponiéndonos de nuevo a un genocidio, esta vez pandémico y de consecuencias imprevisibles.

Síguenos y comparte:
error11
Tweet 20
fb-share-icon20