24 septiembre 2021

Ritualizados por el odio

Niños refugiados de la Guerra Civil Española a su llegada al puerto de Veracruz, 1937

«La vida de estas personas ha sido borrada de la historia del país. Desaparecieron sus historiales clínicos, se manipularon expedientes académicos, sufrieron experimentos médicos… y nadie les ha pedido perdón. Ni el Estado, ni la Iglesia católica, que, en cualquier caso, no hizo lo suficiente para evitar los casos de pederastia que se iban sucediendo. Tampoco por las palizas. Este es un resumen de una de las tragedias más desconocidas y desagradables de la dictadura franquista. Un relato de horror, miedo y dolor».

Montse Armengou y Ricard Belis, autor@s de «Los internados del miedo»

“(…) Lo de los niños vendidos poco se decía en aquellos años 70, la trama iniciada por los asesinos de Falange y la Iglesia Católica isleña en el 36 cada día obtenía más ingresos, millones de pesetas que se repartían aquellos gusanos.

También sabíamos que en colegios de ricos como el de Tafira su director se follaba a los niños, algunos padres denunciaban, pero Pedro el sátrapa los compraba con enormes cantidades de dinero.

Su vínculo con los jueces fascistas y políticos de todo el arco electoral de Canarias, hasta del PSOE, lo libraba de ser juzgado solo lo detuvieron en el 88, pero todo acabó en nada.

La verdad te digo que aquello no lo paraba nadie, empezaron secuestrando a los hijos de los rojos, pero luego vieron que allí se ganaba mucha pasta, no te imaginas lo que esta gente y sus herederos manejan.

Solo en las islas fueron robados más de 3.000 chiquitos ¿Ahora quién coño sabe dónde están?

La mezcla de pederastia y compra venta de menores define lo que fue esta mierda, que ni la propia policía nunca hizo nada, porque sus propios jefes estaban metidos hasta el cuello.

Hoy en día muchas de las desapariciones de niños o niñas están asociadas a estas aberraciones con sus violaciones masivas, cruces de Caravaca en las vaginas o anos, rituales medió satánicos donde participa hasta la creme de la creme de la sociedad: reyes, ministros, duques, militares, obispos, empresarios millonarios…

Son parte de la esencia del franquismo y no solo en ese pueblo de Valencia, también en Escaleritas o Vecindario. Lo llevan dentro y por eso la propia Legión o los moros de Franco cuando tomaban un pueblo no solo violaban a las mujeres, también a las niñas y niños.

Estos criminales siguen moviendo sus hilos, yo siempre le digo a las parejas jóvenes que conozco:

-Nunca los dejen solos-«

Testimonio de Manuel Pérez Galván, militante anarquista, preso político en los campos de concentración y exterminio de Tenerife y Gran Canaria.

Entrevista realizada el 2 de mayo de 2005 en Barlovento, isla de La Palma.