3 octubre 2022

Unidos en la sangre

«(…) Allí donde se oculta el criminal
Tu nombre brinda al rico muchos nombres
El que quemó tus alas al volar
No apagará el fuego de los pobres…»

Víctor Jara (Con el alma llena de banderas)

Ahora que parece no importar que España sea el segundo país del mundo en número de desapariciones forzadas después de Camboya, con 114.226 hombres y mujeres que permanecen en fosas comunes, algunas con más de mil personas dentro, sin haber sido identificados y enterrados dignamente por sus familias, que su gobierno regale millones en armamento para guerras imperiales olvidando su deber histórico de compensar tantos crímenes de estado, cerrar heridas recuperando los restos de tanta buena gente asesinada por el franquismo, identificándolos con sus preceptivas pruebas de ADN, entregando cada hueso a las familias para que sencillamente tengamos un lugar donde ponerles flores.

Humildemente y en señal de protesta comparto foto con mi abuelo, Francisco González Santana, fusilado por el fascismo en Gran Canaria el 29 de marzo de 1937. Mi objetivo con esta imagen es visibilizar a un nieto orgulloso de un ser querido asesinado por defender la democracia y la libertad. Casi no queda apoyo, las instituciones públicas isleñas y españolas se han olvidado de nosotros; y de cientos de miles de familias que seguimos exigiendo justicia y reparación.