28 octubre 2021

Altsasu o la nostalgia del voto del coche bomba

La necesidad de recuperar los gloriosos tiempos del voto del miedo y él coche bomba les fuerza a descarados tinglados como el de Altsasu, arruinar la vida de un grupo de jóvenes con cientos de años de cárcel por una simple pelea de bar con varios Guardias Civiles implicados. 
El régimen necesita cabezas de turco, precisa urgentemente recuperar los tiempos de la bomba lapa y el tiro en la nuca, de las estacas en las uñas de Lasa y Zabala, de la cal viva, esos tiempos que tantos votos les daban, por eso lanzan desde su Brunete mediática y judicial toda su rabia, su ira, su odio de clase contra quienes piensan catalogar como terroristas para seguir aplicando la doctrina del miedo, la de los negocietes de los guardaespaldas de familias del PP como los Mayor Oreja y otros de la “extraordinaria placidez del franquismo” y el terrorismo de estado.
 
Estos pobres chavales se juegan su futuro con un nuevo montaje, pretenden que no salgan más de las siniestras trenas del régimen borbónico donde tortura es frecuente.

Es una lógica de venganza y generación de dolor como están haciendo en Catalunya, en su puta vida han ganado una guerra si no es contra gente desarmada, contra indígenas en Canarias o Latinoamérica, en una guerra civil con apoyo de nazis alemanes e italianos, en un genocidio fascista que se llevó por delante a cientos de miles de inocentes.
 
Los cachorros del podrido régimen braman de rabia en las televisiones basura de la falsimedia, quieren sangre, mientras los Albiol, El Bigotes, Aguirre, Cospedal, su marido, los Fabra, los Rajoy y otros miembros de la banda criminal de la Gürtel quieren más presos políticos, más falso terrorismo en su estado fallido, más mierda y falacias, para seguir pescando rédito político en  su particular río revuelto de sangre y corrupción.