19 septiembre 2021

Cal viva, fosas comunes y terrorismo de estado

Imagen de la red.

La estrategia del presidente de la España más corrupta de la historia, un tipo gris, mediocre y siniestro, hazmerreir de la comunidad internacional, meapilas de misa casi diaria, llamado Mariano Rajoy, es dejar a cero las partidas para el desarrollo de la Ley de Memoria Histórica, una Ley incompleta, desastrosa, creada por el partido de los GAL, pero el único instrumento que existe en el actual régimen falangista español para sacar de las fosas y cunetas a cientos de miles de demócratas, de torturados y asesinados por el terrorismo de estado español.
 
Está claro que el partido que gobierna la España de las maravillas para la mafia es fascista, por eso encubren el brutal genocidio, dejan sin un céntimo este frágil instrumento legal para exhumar a tanta gente de bien asesinada por los padres y abuelos de esta banda criminal organizada.
 
 
El mundo democrático mira consternado, alucinado, todo lo que sucede en este desgraciado país de pandereta, toreros, represión policial, persecución de las ideas, hambre infantil, tortura, robo del patrimonio público y saqueo, su gobierno no acata las resoluciones de Naciones Unidas, donde se le exige exhumar cada fosa común, cada cuneta de las decenas de personas masacradas en 40 años de dictadura nazifascista, ni siquiera hablamos de víctimas de guerra, sino de asesinatos, de genocidio, de holocausto, de crímenes de lesa humanidad, una evidente vergüenza en pleno 2018, donde se continúa poniendo trabas a las familias para recuperar los restos de sus muertos para darles una sepultura digna, que se ridiculice la justicia universal, la reparación, la verdad, la memoria ensangrentada, para que estos delincuentes de coche oficial, peinetas, títulos universitarios falsificados y otras escorias sigan presumiendo de ser demócratas de toda la vida con las manos manchadas de sangre.