18 enero 2021

Chusqueros fusilánimes

Legionarios desfilando en la procesión del Viernes Santo de Palafolls MARGA CRUZ

«Yo lo he leído [un libro de Pío Moa, Mitos de la Guerra Civil], como buen facha, y si es verdad lo que dice (para mí sí lo es) no queda más remedio que empezar a fusilar a 26 millones de hijos de puta».

Francisco Beca, general de división

Este es el panorama de esta triste Españistán, tipos que cobran un sueldazo de jubilación o por no estar activos para el «too por la patria», se dedican en su inmenso aburrimiento en un chat de nazis a lanzar proclamas genocidas, fusilar nada más y nada menos que a 26 millones de habitantes del estado español que no piensan como ellos, algo parecido a lo que hicieron cuando en el 36 dieron un golpe fascista contra una democracia legítima, asesinando impunemente a más medio millón de españoles cuando terminó su particular guerra, la única guerra que han ganado en la historia de este ejército de ineptos del ¡Arriba España! ¡Viva Franco!

Por supuesto con el apoyo económico de Hitler y Mussolini, la guerra de las violaciones a mujeres en cada pueblo que tomaban, de los fusilamientos masivos, de la tortura, de la mordaza, del robo de niños, de propiedades de los republicanos que asesinaban, la guerra de la corrupción y la más vergonzosa cobardía.

Patriotas de lo más casposo jamás visto al sur de Europa, personajes que viven en blanco y negro como el Nodo, «La Escopeta Nacional», que retrató el gran Berlanga, grasa en sus pelambreras, gatillo fácil contra gente desarmada, tiro en la nuca, fusilamiento, fosa común, cuneta, siempre por la espalda, siempre sobre gente desarmada, me gustaría verlos en una guerra de verdad, contra un enemigo bien armado, estoy seguro que se cagarían encima, que todo su puto ardor guerrero se lo meterían por el culo.

Esto es España compadres, comadres, donde su gobierno solo manda a Fiscalía esta mierda de chat fascista, cuando lo que debería hacer es quitarles sobre la marcha sus pagas y sueldos, sacarlos del ejército aunque estén jubiletas y no puedan con sus grasientas barrigas, que sepan lo que es vivir sin un puto céntimo, pero claro no hay lo que tiene que haber, siempre lo mismo, denuncias que no llegan a ninguna parte porque los jueces son de la misma onda, coleguitas del brazo en alto y el «Cara al Sol».

En breve volverán, saben que no podrán fusilar a nadie, que seguirán hundidos en su mierda de vida repleta de odio, pero volverán a lanzar sus exabruptos, sus arengas, sus gritos por una España de falangistas y requetés con las manos manchadas de sangre, siempre en la retaguardia, siempre escondidos, siempre en la sombra, siempre en sus reductos de cobardes, tiro por la espalda, a ser posible sobre quien no tenga la oportunidad de defenderse.

Aquí estoy señores, pecho descubierto, sin renunciar jamás a mis ideas, como mi abuelo Pancho cuando lo fusilaron el 29 de marzo del 37, acribillado, si, por balas asesinas, pero entrando en la historia como lo mejor de nuestro pueblo.

Síguenos y comparte:
error19
Tweet 20
fb-share-icon20