2 diciembre 2020

¿Cómo no iba a recordarte?

Imagen: Foto de mi abuelo, Francisco González Santana, fusilado el 29 de marzo de 1937.

«Ese día, el del fusilamiento, Tamaraceite amaneció con una lluvia llorosa, la gente no se paraba a hablar con nadie, todo el mundo tenía miedo, en casa, tu abuela, no paraba de llorar y gritar de pena, los hermanos nos abrazamos y no nos soltamos en todo el día, como perros perdidos, buscando amparo.»

Diego González García

«(…) Cuando los condenaron a muerte a los cinco de San Lorenzo, yo estaba de servicio en el mismo Consejo de Guerra, escuché tantas mentiras sobre ellos que casi se me cae la cara de vergüenza. Eran hombres honrados que no habían cometido ningún delito, más que tratar de defender la legalidad democrática, pacíficos obreros hasta el último momento, sin cometer ningún abuso contra nadie. Los condenaron por rebelión cuando los rebelados eran los otros, es de las mayores injusticias que he visto en mi vida. Recuerdo a tu abuelo Pancho abrazado a los pobres muchachos, chiquillos jóvenes de una media de veinte y pocos años, venidos abajo, cuando el asesino y oficial, Melchor Camón, leyó la sentencia. Pena de muerte sobre unos hombres buenos, tu abuelo y Matías López Morales, sindicalistas, Juan Santana Vega, alcalde legítimo del Frente Popular, Antonio Ramírez Graña, secretario municipal, Manuel Hernández Toledo, inspector jefe de la policía municipal. De allí salieron llorando sabiendo que en menos de un mes los iban a acribillar a balazos ante el pelotón de fusilamiento. Pancho miró al tribunal y les pidió clemencia por sus hijos, por el bebé asesinado, por los otros tres que seguían con vida, pero sólo consiguió que ordenarán golpearlo con la culata de un fusil en la cabeza: -Así se va calentito– dijo el juez instructor y capitán de infantería, Fortunato López Chaves, con aquella cara de odio. Luego allí mismo, en lo que era el bar de oficiales, brindaron todos los del Consejo de Guerra con vino español, alzaron las copas por la sentencia contra aquellos héroes de nuestro pueblo…»

Testimonio de Juan Lafora Martín, vecino de Guanarteme (municipio de San Lorenzo) y militar de quinta entre los años 1937-1938.

Entrevista realizada por Francisco González Tejera, el 4 de enero de 1998, en el barrio de Escaleritas (Las Palmas GC)

Síguenos y comparte:
error17
Tweet 20
fb-share-icon20