27 noviembre 2020

Cospedal y su mangamarido a media asta

Cospedal no se quita esta Semana Santa la peineta ni para
cagar, se come tortillas de hostias, confesándose siempre después del
contubernio con su marido y las repletas cuentas corrientes en corruptos paraísos
fiscales, a ella le sale siempre la declaración de la Renta a devolver, nadie
sabe como lo hace pero se está forrando ahora también comprando armas a sanguinarias empresas “amigas” del PPartido de la Gürtel, donde posiblemente Morenés
y otros traficantes de armas tengan relación con su avispado maromo. 


Puso su bandera española franquista a media asta en el
ministerio de Defensa, en cada cuartel, en cada comisaría de sus polizontes de patada, bala de goma y puñetazo, no respeta
la Constitución sino cuando le interesa alardear de unidad de España y otras mierdas,
se pasa por el forro la aconfesionalidad, el respeto a otras religiones, el ateísmo
o el agnosticismo, para ella todo da igual es todo supermegaguay, sus compiyoguis
como los de la anoréxica y desprestigiada consorte se divierten rezando toda
la semana, de misa en misa, de casa de putas en casa de putas, cagarse en Dios ya
no solo es pecado, sino que supone riesgo de multas millonarias, quien sabe si cárcel,
como en los mejores tiempos de su amado fascismo en su particular Francolandia
del saqueo.

La Semana del Yihadismo nacionalcatólico ha comenzado, la ministra y su cohorte de cabrones dispuestos a seguir mamando del bote del dinero de la sanidad y la educación se persignan, siempre hediendo a sahumerio y semen de confesionario de curas pajilleros, mientras matan de hambre a
millones de familias de la clase trabajadora con todo tipo de recortes, robos, corruptelas políticas
generalizadas y otras basuras que solo pueden venir de mentes nazis, criminales
y psicópatas.

¡Amén!

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

Síguenos y comparte:
error15
Tweet 20
fb-share-icon20