3 octubre 2022

El derrumbe de la identidad

Aeonium ciliatum Verol, pastel de risco (Foto Wikiloc)

«La montaña de San Gregorio anunciaba hasta la lluvia, allí veíamos el lucero a la izquierda del morro que anunciaba un invierno con agua, era el lugar sagrado que heredamos de los ancestros que vinieron de más allá del mar, ahora es pasto de políticos ladrones, de constructoras, de la destrucción de lo que fue nuestro paraíso».

Antoñito Déniz Tejera, vecino de Tamaraceite fallecido en 1994

¿No hay otro lugar en Las Palmas de Gran Canaria para construir esta nueva locura urbanística en una zona de alto valor biológico en flora y fauna protegida?

Al grupo de gobierno municipal, PSOE-Podemos-Nueva Canarias, no le tiembla el pulso para firmar con la constructora Acciona la construcción entre los barrios de Piletas y Riscos Negros de más de 570 viviendas, entre unifamiliares y colectivas, con pequeñas tiendas, curiosamente en una zona abandonada por las instituciones públicas, con un transporte público lamentable, espacios comerciales vacíos, cerrados y en ruinas, además de grandes focos de exclusión social y empobrecimiento generalizado de su población.

Pero ¡Oh milagro! parece ser que el cemento y el amiguismo son la solución a todos los problemas sociales, un concejal que muere matando un patrimonio natural parte de la identidad del castigado y olvidado pueblo de Tamaraceite, ese rincón de la isla de Gran Canaria donde nací y jugué de niño con mi padre en la montaña sagrada de San Gregorio, un maravilloso lugar repleto de vida, ahora en el punto de mira de la especulación salvaje.

Da la impresión de que l@s profesionales de la política no tienen sentimientos ni conciencia, les importa un carajo la inmensa vida natural que habita ese espacio natural que en unos meses será “zona de guerra, entre excavadoras, tractores y dinamita.

Muerte y oscuridad para llenar bolsillos y pagar vicios caros a costa de un ecosistema endémico, no solo de la gente de Canarias, sino de toda la humanidad.

Infinita tristeza.