27 junio 2022

El general de los fusilamientos

El general Beca en su laberinto

«El fascismo no es, como tanto intentan hacernos creer, una explosión de salvajismo aleatorio, un grupo de hombres que se vuelven locos y deciden tomar el poder pisoteando a quien se ponga por delante. Eso, en todo caso, son sus consecuencias, no sus causas».

Bertolt Brecht

Ayer 6 de diciembre hizo un año de que el general Francisco Beca afirmara en un chat de altos cargos militares: «No queda más remedio que empezar a fusilar a 26 millones de hijos de puta».

¿En qué quedó todo eso?

¿Qué hubiera pasado si cualquiera de nosotr@s hubiera dicho lo mismo pero para exterminar fascistas?

Sin embargo no ha pasado absolutamente nada: ni retirada de pensiones, ni multas, ni imputaciones por delito de odio, incluso ni siquiera el resto de chateadores chusqueros le recomendaron que no se despistara con su medicación. En general, se sumaron con pasión a sus ansias homicidas, aún a sabiendas de que si asesinaran a millones de personas, inevitablemente figurarían en los puestos más altos del ranking mundial de criminales de lesa humanidad.

Españistán en estado puro…