27 septiembre 2020

Fue en ese cine, ¿te acuerdas?

Concierto de Luis Eduardo Aute en Espai Rambleta de Valencia

Era cine de ocho y de la mano de aquel amor recordábamos la vieja canción, la belleza, por favor no te desnudes todavía, James Dean tiraba piedras en un horizonte infinito.

La partida de un maestro de la poesía y la canción siempre deja un hueco inmenso en nuestros corazones, por eso es que la muerte de Luis Eduardo Aute parece que marca un antes y un después en nuestras vidas. Partió tranquilo en un hospital de Madrid inundado de personas infectadas por el virus, muchas también de su misma edad, asfixiadas sin respiradores, asesinadas, víctimas de las políticas criminales y corruptas de quienes gobiernan esa comunidad.

No podía ser de otra manera Luis Eduardo, de nuevo estuviste en el ojo del huracán, en primera línea de poesía, no fue suficiente aquella canción compuesta en una madrugada de muerte y fusilamiento, cuando Al Alba le diste los primeros acordes a tu poema desesperado, homenaje a los penúltimos fusilados por la dictadura franquista.

Ahora todo hermano no parece haber cambiado mucho, tenemos una «democracia» heredada del todo atado y bien atado del dictador, una monarquía caduca, acosada por todo tipo de escándalos de corrupción y codicia.

Tristemente millones de familias sobreviven sin ingresos, sin comida, desahuciadas de sus casas por la policía del régimen, con más de cinco millones de niñas y niños pasando hambre en esta España manchada de sangre y fascismo, con fosas comunes y cunetas repletas de lo mejor de nuestra historia.

Te fuiste y se hacían más necesarias que nunca tus canciones en estos momentos tan negros y tristes, la denuncia de tu voz, de cada letra, de cada poema escrito a la luz del infinito.

¡Hasta siempre!

Síguenos y comparte:
error11
Tweet 20
fb-share-icon20