30 junio 2022

Kalávrita en el corazón

«Argyris Sfountouris tenía 4 años de edad cuando, en 1944, las tropas de las SS incendiaron por completo Distomo, violaron a las mujeres y masacraron a la población. Sus padres fueron brutalmente asesinados, al igual que otros 32 familiares. Una hermana suya lo rescató en el último minuto de la casa en llamas…»

Alexandra Kosma

Como Víctor Jara, cantaba por travesura, yo escribo a pesar de la tristeza también desde la alegría y la esperanza, la humildad de un hombre común, sin rencor, sencillo, de clase obrera, hijo de familia humilde, sin miedo, sin deudas morales o políticas con nadie.

Escribo para dar voz a quienes se la arrebataron en crímenes horrendos, cometidos impunemente desde el odio de clase, masacrando a tantas buenas personas, mujeres y niñas, hombres y niños, tan solo por pensar diferente, por tener otras creencias, otro color de la piel; o simplemente cualquier discapacidad física o psíquica.

Por eso esta mañana al despertar se me salió una lágrima al ver las fotos y leer a mi amigo y compañero de lucha Chri Stowski con mi libro, “Tormenta en la memoria” (2015), nada más y nada menos que en el lugar del Holocausto nazi de Kalávrita en Grecia, donde las tropas de la Wehrmacht quemaron aldeas y monasterios, dispararon contra civiles en su camino, encerrando a todas las mujeres y niños en la escuela local, para incendiarla desde el exterior, llevando a todos los hombres de 12 años o más a una colina que daba a la ciudad. Allí, las tropas alemanas los ametrallaron. Más de 500 murieron.

Solo hubo 13 sobrevivientes varones, salvados porque estaban escondidos bajo los cuerpos de los muertos.

Por acontecimientos tan terribles sigo escribiendo, es un deber histórico con parte de mi pueblo masacrado en otro rincón del mundo, con mis seres queridos asesinados por los mismos demonios del fascismo, por tantas familias en todo el estado español víctimas del horror.

¡Por ell@s, por tod@s!

¡Para que nuestras memorias persigan para siempre a los culpables de cada genocidio!