27 noviembre 2022

Mentes ladronas

» Hemos empezado a descubrir que todo está interconectado y que la ocupación desmedida del suelo acaba destruyendo a la naturaleza y, por tanto, al ser humano»

César Manrique.

En la masa gris de un alto porcentaje del político canario hay una especie de chip endémico: ganar toda la pasta que se pueda en el menor tiempo posible a costa de lo que sea. Recuerdo aquella acción en el 91, el día que más cerca estuve de la muerte, fue curioso cuando el gigantesco barco draga de arena artificial que inundaba todo de sangre, moluscos muertos y crías de delfín nos chupaba a cuatro activistas, sentí una paz inverosímil en un momento tan terrible. Pensé: ha llegado el final de mis días ¿Qué mejor que luchando por la Madre Tierra? Milagrosamente, según el Seprona, no fuimos destrozados por las hélices de acero en aquella gigantesca manguera que expulsaba la arena hacia la playa artificial, de la que en pocas semanas desapareció toda la fauna.

Ahora Amadores es una especie de bañera con olor a orina sin vida marina, hasta los pescadores tradicionales de toda la vida se fueron arruinados.

Al día siguiente de aquella acción el gobierno central paralizó la extracción de arena del yacimiento de Pasito Blanco, pero en enero de 2023 Costas dejará en manos de estos cipallos del coche oficial y la prebenda todas las competencias. El desastre ecológico anunciado será inevitable a no ser que la acción directa y los encadenamientos masivos en las excavadoras paralicen a la caterva de la destrucción del paraíso. Depende de nosotr@s, de la movilización social masiva contra la ambición desmedida, de armarnos de resistencia pacífica ante la codicia de esta insaciable banda organizada.