27 octubre 2021

Mujeres

Lola, Pino y Balbina en La Marfea, 28 de junio de 2018

«(…) Me estremecieron mujeres, que la historia anotó entre laureles, y otras desconocidas, gigantes, que no hay libro que las aguante…»

Silvio Rodríguez Domínguez

¿Cuánta memoria femenina junta en un espacio de exterminio? Balbina y Pino Sosa, mi madre Lolita Tejera. Mujeres que sufrieron el horror del fascismo en las Islas Canarias, en sus familiares asesinados, que tuvieron que sacar fuerzas de flaqueza de donde no había para sostener sus familias destrozadas.

Los hombres eran asesinados pero no acababa todo, allí quedaban estas valientes para hacer de la pena un puño cerrado, volcarse con sus seres queridos para extraer alegrías de las penas, juntar los escasos alimentos y preparar manjares para aliviar el hambre y la magua.

Ellas son las grandes olvidadas, como pasa casi siempre con las mujeres invencibles, sostén de amor y resistencia.

Que necesario se hace su homenaje institucional a todas, vivas o muertas, un tributo que no pasa ni remotamente por la mente de los conspicuos profesionales de la política.

Mi madre ya no está, Pino y Balbina siguen resistiendo.

Para ellas mi reconocimiento.