20 abril 2021

Odio de clase

«Entonces, ¿de qué sirve decir la verdad sobre el fascismo que se condena si no se dice nada contra el capitalismo que lo origina? Una verdad de este género no reporta ninguna utilidad práctica».

Bertolt Brecht

Me tope hoy por casualidad en tv con un enrabietado concejal de la ultraderecha patria de no se donde, lanzando todo tipo de insultos e improperios, de amenazas, contra las personas que están involucradas en la lucha por la memoria democrática en España. Normalmente no le presto mucha atención a estos fascistas, pero me dolió lo que dijo, sobre todo porque me vino a la mente tanta gente de bien que quiere recuperar los restos de sus familiares asesinados, por un instante vi el rostro de mi madre, de mi padre, ambos fallecidos sin que se hiciera justicia. También recordé a los millones de seres humanos víctimas del Holocausto que encabezaron los nazis de la versión alemana de este partido españolista en los años 40, recordé a esos niños en la entrada de la cámara de gas, envejeciendo en un minuto millones de años. En fin pensé tantas cosas tristes, sobre todo que en un país arrasado por el franquismo más criminal, con cientos de miles de asesinados, se permita que esta gentuza de la cruz gamada y el brazo en alto esté legalizada, que tengan diputados y concejales como ese engendro con patas de ese informativo que encima cobra de nuestros impuestos por hacer apología del terrorismo y el genocidio. Este país no tiene remedio, pensé, ya nadie me representa, se echa en falta ovarios y cojones para destruirlos como dijo Durruti, no medias tintas y convivencia pacifica con asesinos psicópatas.

Síguenos y comparte:
error21
Tweet 20
fb-share-icon20